Guasones y un premio a la insistencia

Con su último disco de estudio, Esclavo, el quinteto alcanzó su madurez artística a 17 años de su formación
(0)
23 de mayo de 2009  

Tipos francos estos dos Guasones. Facundo Soto es la voz (aguardentosa, rockera) y la guitarra rítmica; Maxi Tym, la primera guitarra y la voz reflexiva, y juntos están desnudando sus dudas y sus temores a horas de tocar por primera vez en el Luna Park. Hace 17 años, se formaron en La Plata (Esteban Monti, en bajo; Damián Celedón, en batería, y Fernando Muto, en percusión, completan el quinteto), tardaron casi 8 temporadas en grabar su primer disco y con su sexto álbum, Esclavo, alcanzaron un estatus radial y de público al que no pudieron acceder otras bandas de su estilo y generación.

Si les pregunto si están un poco asustados por el Luna...

Facundo Soto : –Te podemos decir que no, pero te mentiríamos.

Maxi Tym : –El Luna fue un empujón de la gente que trabaja con nosotros. Somos más conservadores, siempre fuimos de hacer las cosas muy paso a paso. Solos no nos hubiéramos arriesgado, pero ya está, son los empujones que vienen bien, como el primer Cemento, el primer Obras.

Como Blues Motel o Heroicos Sobrevivientes, dos bandas nacidas a fines de los 80, Guasones creció stone pero no rollinga, y sus inquietudes no son precisamente las mismas del llamado rock barrial, aunque muchos le adhieran esa etiqueta. "Somos de la última generación de bandas para las que grabar un disco era lo máximo –grafica Maxi–. Somos de la generación del quiebre."

–Por años fueron una banda de culto sólo platense.

Facundo : –Exacto, tocábamos allá para mucha gente; en Buenos Aires, tocábamos en Cemento, y recién estábamos por grabar el primer disco. Estuvimos muchos años sin poder salir de gira, sin ser una banda que sonara en las radios masivas. Eso nos llegó con el disco de estudio anterior, Toro rojo.

Maxi : –También nos metieron en la misma bolsa de la ola del rock barrial que hubo en nuestra generación.

–¿Eso los perjudicó?

Facundo : –Sí, estuvimos encasillados ahí, y quizá seguimos estando.

Maxi : –Es parte de habernos metido en un catálogo de un momento del rock de acá. Si escuchás un disco nuestro entero, hay temas stone como hay hitleros, blues y todas las músicas que nos gustan. Tampoco somos una banda que hace «rockito» cuadrado.

Facundo : –Cuando no salíamos en ningún lado, éramos una banda de rock barrial; ahora, que salimos, somos una banda de hits radiales. Siempre va a haber algo para que digan.

–En este disco hay varios temas de fogón.

Facundo : –Es rock clásico, no por seguir ninguna fórmula, sino porque es lo que nos gusta y nos sale. Con los últimos dos discos, hicimos muchas canciones. Todavía no empezamos a preparar el próximo, pero ya estamos escuchando lo que escribió cada uno y nos agarró una cosa de ir para atrás y tocar rock de los 50, de salón, blues, y creemos que el disco va a estar para ese lado, por lo que va a ser muy distinto de los últimos dos.

Maxi : –De aquí a que hagamos el disco puede pasar cualquier cosa. Electrónico seguro que no va a ser. Porque no nos sale.

Facundo : –Por más que hay cosas con máquinas que nos gustan. ¿Escuchaste el nuevo disco de Dylan? Lo escuchás y decís no necesito ninguna máquina. Si no sale bien es porque no somos buenos, pero esto es lo que me gusta. Dylan te rompe la cabeza. Después escucho una canción nuestra como "Down" [un intento pop de llegar a Lou Reed] y me quiero matar. ¿Cómo hice eso?

–¿Volverían a grabar algún disco?

Facundo : –¡Volvería a grabar los seis!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?