Ramón Quiroga: "En aquel 6 a 0 vimos cosas raras"

El arquero del seleccionado peruano en el Mundial del ´78 confiesa sus dudas, hace nombres e insiste con su inocencia: "Yo no agarré guita".
(0)
8 de octubre de 1998  

LIMA.- Ahora usa anteojos. Tiene el pelo más corto y las obvias arrugas que llegan con los años. Dejó el fútbol después de las eliminatorias para el Mundial de México y desde entonces se convirtió en entrenador. Dice que le va bien en su ya no tan nueva ocupación, aunque la verborragia y la escasa diplomacia suelen traicionarlo y conminarlo a los vestuarios antes de tiempo. Ramón Quiroga vive de su pasado como futbolista y de su trabajo como DT de Municipal, un equipo de primera división al borde del descenso.

Nacido en Rosario, pero nacionalizado peruano por conveniencias deportivas, Quiroga fue el arquero de Perú en Argentina ´78 y en España ´82. Y desde allí quedó señalado como el guardavalla al que el seleccionado argentino le hizo seis goles el 21 de junio de 1978, durante la 11a Copa del Mundo.

Ahora camina por las calles de esta capital histórica y cada tanto levanta su brazo derecho para saludar. La gente lo reconoce y parece quererlo.

-¿Terminaron aceptándolo como peruano?

-Es que nunca voy a ser peruano. Yo he sido peruano para necesidad de ellos, no para necesidad mía.

-Bueno, pero a usted también le sirvió nacionalizarse. Jugó dos mundiales...

-Bueno, hermano , pero... o sea, jugué porque me lo gané. En esa época el problema de Perú era el arco. No tenía problemas ni de nueve ni de diez ; nada. Tenía un equipazo. Venían de un fracaso en el Mundial del ´70 por culpa de un arquero, Rubiño, que no tenía manos . Y ahora Perú sigue teniendo problemas de arquero, pero también tiene problemas de siete , de ocho , de nueve , de laterales... Lo único que mejoraron acá son las canchas. Si jugamos mal es porque los jugadores son de madera .

-Ramón, antes de dirigir a Municipal usted era el técnico de Cienciano, un equipo de Cusco, ¿cómo hacía con el mate de coca, tan tradicional allá, pero prohibido por la FIFA?

-No lo usábamos. ¿Para qué? Yo nunca usé drogas.

-¿Ni en la década del ´70, cuando en la Libertadores no había antidoping? -Lo que pasa es que hay puestos y puestos. A lo mejor un diez necesitaba un ayudín . Pero yo era arquero. A lo mejor me daban un ayudín a mí y terminaba jugando de nueve. Loco como era yo, terminaba como los Rolling Stones; me daba un volantín en el aire y caía como Mick Jagger.

-¿Alguna vez se dopó un compañero suyo?

-No, los únicos dopados eran Bochini y Bertoni, pero del sueño. Y el Polaco Semenewicz se metía dos vasos de vino tinto a la hora del almuerzo y a las tres de la tarde era un fenómeno. Corría a todo el país. Yo con eso me tenía que ir a dormir.

-¿En el Mundial del ´78 hubo doping?

-La Argentina hizo el Mundial del ´78 como argentinos.

-¿Cómo es eso?

-¿Cómo es el argentino? Vivo . Somos pend... , queremos ser más que todos. Por eso salimos campeones. Lo de las cosas raras lo inventaron los brasileños, ¿te das cuenta?

-Usted dice que hubo vivezas y Oblitas, hace un tiempo, habló de cosas raras, ¿puede explicarlo mejor?

-Pienso que el árbitro de aquel partido (Argentina 6 v. Perú 0; habla del francés Robert Wurtz) estaba retocado . Y el línea también (el italiano Sergio Gonella). Argentina nos hizo dos goles en offside, uno de Luque y otro de Tarantini o no sé quién. Creo que estaban adelantados... Creo.

-¿Cómo estaban ustedes anímicamente?

-Yo estaba bien. Y como siempre tuve los h... bien puestos, jugué. Fui a jugar para Perú y jugué. Si hubiese arrugado como muchos jugadores de acá, no hubiese jugado después otras eliminatorias. Si hubiese agarrado guita yo no hubiera jugado los demás partidos, ¿te das cuenta? Me hubiesen botado .Si acá los quieren botar a los argentinos. ¿Vos creés que la gente me saludaría en la calle como me saluda? En ese Mundial ganamos 500 dólares. Yo, que fui figura y jugué todos los partidos, gané 500 dólares. Nada más.

-¿Es cierto que más de uno le dijo que no jugara aquel partido?

-Sí, querían que no jugara. Hicieron una reunión los jugadores y querían que no jugara. Pero yo les dije Vine a jugar, ¿cómo no voy a jugar? El Mundial siguiente nos comimos cinco contra Polonia y nadie dijo nada. Porque los polacos, ¿qué nos iban a regalar? ¿Los zapatos del campo de concentracion de Auschwitz? Nada nos iban a regalar. Y nadie dijo nada. Y nos comimos cinco en medio tiempo.

-¿Quién le dijo que no jugara?

-Me llamaron todos los jugadores y me preguntaron ¿Tú vas a jugar? "Y claro, ¿cómo no voy a jugar?". Creo que el negro Muñante, un negro de m... , fue el que habló.

-¿Es cierto que estaban todos peleados?

-Sí, sí, sí. Los jugadores de Cristal éramos los lindos y los de Alianza, los negros. Estoy seguro de que Cubillas manejaba a los de Alianza.

-Dos integrantes de aquel plantel, que solicitaron mantener sus nombres en reserva, dijeron que desconfiaban de Rodulfo Manzo.

-Ah, no, pero Manzo fue a... si Manzo el año siguiente fue a jugar a Vélez. Eso fue escandaloso. Yo pienso que Manzo..., o sea, yo pienso que hay un Dios, y Dios castiga. Creo que todos los que agarraron guita ... estoy seguro que alguno ha agarrado , aunque no te puedo asegurar nada... de los que habrán agarrado guita , varios murieron, y otros murieron para el fútbol, ¿te das cuenta? En ese partido jugó (Roberto) Rojas, un tipo que nunca había jugado. El se murió en un accidente. Y a mí me explotó una bomba en un estadio y no me he muerto, ¿te das cuenta? Marcos Calderón (el técnico) se cayó en un avión y se murió. Y nosotros le dijimos muchas cosas en el entretiempo.

-¿Qué tipo de cosas?

-De Manzo, de los centrales. No paraban a nadie. En el gol de Tarantini, el negro Manzo se agacha y lo deja solo. No sé ni dónde anda Manzo ahora. Era buen jugador, pero no lo queríamos. Vimos cosas raras y le dijimos a Marcos, en el entretiempo, que lo cambiara. Y no sólo se lo dije yo, también Chumpitaz.

-¿A qué se refiere con "cosas raras"?

-Ese partido lo jugaron jugadores que no habían estado en ningún otro partido. Jugó Gorriti, que regala el cuarto o quinto gol. Jugó Manzo, jugó Rojitas...

-¿Usted desconfía del técnico?

-Yo digo que hay un Dios y Dios castiga al que hizo las cosas mal. Yo sigo viviendo en este país. Y pasan veinte huev... y me saludan a mí. Y a otros, no.

-Hay una versión racista que dice que habían sobornado a los negros del plantel.

-Seguramente. Seguramente.

-Antes del partido entraron en el vestuario peruano Videla, Massera, Kissinger y unos cuantos militares...

-Yo no me acuerdo bien si fue antes del partido o en el entretiempo...

-Por lo menos tres integrantes de aquel plantel coinciden en que fue antes...

-Bueno, no me acuerdo. Yo seguro que estaba calentando, no lo vi yo. Me acuerdo de que fueron Videla, Massera y algunos más. Pero hermano , yo no quiero quitarles mérito a Menotti ni a los jugadores. Argentina ganó bien ese Mundial.

-¿Es cierto que los brasileños les ofrecieron 5000 dólares como incentivación para eliminar a la Argentina?

-No me acuerdo bien. Yo no participé en la conversa . Me parece que hubo una llamada en el entrenamiento y alguien después nos contó que había unos terrenos en Río si Brasil se clasificaba, pero de 5000 dólares nadie me habló.

-¿Es verdad que varios peruanos lloraban porque extrañaban?

-Pero eso no es ninguna novedad en Perú. El Panadero Díaz lloraba (no jugó el día del 6 a 0). Pero yo no, qué voy a llorar yo.

-Sabiendo las cosas que se dijeron, si tuviera la oportunidad de volver el tiempo atrás, ¿jugaría otra vez aquel partido?

-Sí, por supuesto. Yo tengo h... Fui a jugar aquel Mundial por Perú y tenía que defender el arco de Perú.

-¿Usted se siente peruano?

-No, yo soy argentino.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios