Fito Páez: canciones de liberación

El rosarino realizó la primera de sus dos funciones en el Palacio de los Deportes porteños. Crónica y fotos del show.
Milagros Amondaray
(0)
29 de mayo de 2009  • 12:54

No importa si es Baires o Madrid o si la lluvia cae sobre Medellín o París, los recitales de Fito Páez siempre están atravesados por dos infinitivos: entregar y compartir. En la primera de sus dos funciones en el Luna Park, el rosarino tomó la columna vertebral de su última producción en vivo (el goce de cantar tanto solo como acompañado) para recorrer de punta a punta su carrera, sustentado por los coterráneos The Killer Burritos y por invitados que resignificaron la esencia de sus letras. Así, Fito fue para arriba con "Salir al sol", se metió en un bar céntrico con "11 y 6" y fue paulatinamente contagiando el optimismo de El mundo cabe en una canción a través de sus dos himnos arrebatados: "Eso que llevas ahí" y "Enloquecer". Como si ese "no seas tan drástica, por fin sacudítelo, si no nunca vas a ser feliz" fuera una invitación a la estridencia de las guitarras, Juanse Paranoico pisó el escenario en clave rojo furioso – todos los invitados llevaban ese color en su vestimenta -, con una "Naturaleza sangre" más rock ‘n bluesera y la propia "Sigue girando".

"Si estás como cegado de poder, tirate un cable a tierra", "Hay ciertas cosas que ya no están, dame un talismán", "Cuando el pecho aprieta a más no poder, cantá, cantar hace bien (…) yo se que te aliviará la pena". Ninguna de estas canciones estuvieron dentro del repertorio, pero el mensaje común de encontrar un hueco esperanzador en la música fue lo que definió el segundo segmento del recital, ése en el que Fito se reencontró, a solas, con su piano. En "El amor después del amor", "Dos días en la vida" y "Tumbas de la gloria" no se oyeron ni las intervenciones de Claudia Puyó, ni los lamentos de Fabi Cantilo y Celeste Carballo, ni el sonido laberíntico propio de esa oda al amor sin salida. Sin embargo, nada de esto impidió que Fito, cual profeta, enalteciera el poder curativo de la energía positiva (ese "las sombras que allí estuvieron no estarán" lo dejó a merced del público), sin grandilocuencia, más bien trabajando con la mínima expresión, como queriendo volver a las fuentes, a Los Beatles, a la caña Legui y a las maravillas de su Rosario de pobres corazones. No es casual, entonces, que Carlos Bandera y Gonzalo Aloras aparecieran para emprender con él esa travesía por los recuerdos con "La rueda mágica" y "Normal I", dos canciones nostálgicas por excelencia, evocadoras del placer del primer contacto con la música a través de "un póster y una Gibson Les Paul" y del despertar adolescente "cuando el uniforme generaba frenesí". En medio de ese clima retrospectivo, Fito aludió al grupo Irreal y a su abanderado, Juan Carlos Baglietto, quien subió al escenario y se llevó la ovación de la noche antes y después de "Contigo" y de la infaltable "La vida es una moneda".

Luego, Páez se fue despidiendo a todo pulmón, desde "Dar es dar", pasando por la confesional "Al lado del camino", la desgarradora "Ciudad de pobres corazones" y la intensa "A rodar la vida", en la que sí lo acompañó Fabi Cantilo. Pero nada podía resolverse si el nombre de Charly no entraba en la ecuación. Por eso, el rosarino llegó (e hizo llegar) al clímax con una rotunda versión de "Cerca de la revolución" para de inmediato reconfirmar que lleva la voz cantante y el destino errante con "Mariposa tecknicolor", cuyo espíritu festivo se cristalizó mediante una lluvia de globos multicolores.

Con su primer show en el Luna, Fito Páez demostró que no necesita ni trabajar la puesta en escena (elegante y sobria) ni valerse de explosiones y brillitos. Con buenas compañías, el piano y un mensaje circular (salir, vivir y dejar una señal), el rosarino sigue siendo ese pibe triste y encantado que solo quiere darnos cosas simples: canciones.

Lista de temas:

Tratame bien

Salir al sol

11 y 6

Lejos en Berlín

Taquicardia

Eso que llevas ahí

Enloquecer

Naturaleza sangre

Sigue girando

Polaroid de locura ordinaria

La tormenta

El amor después del amor

Dos días en la vida

Volver a mí

She’s mine

Dale alegría a mi corazón

Tema de Piluso

Tumbas de la gloria

La rueda mágica

Normal I

Contigo

La vida es una moneda

Dar es dar

Al lado del camino

Brillante sobre el mic

Circo Beat

Tercer mundo

Ciudad de pobres corazones

A rodar la vida

Un vestido y un amor

Cerca de la revolución

Mariposa tecknicolor

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.