Suscriptor digital

La Presidenta hace pie en la campaña

En un acto de corte electoral, en José C. Paz, entregó viviendas y llamó a defender el modelo
(0)
12 de junio de 2009  

El helicóptero presidencial aterrizó puntual, a las 15.30, en el Mercado Concentrador de José C. Paz. Cristina Kirchner bajó de la aeronave, subió a una camioneta Mercedes-Benz gris y en un instante había atravesado las polvorientas calles que la separaban del escenario, montado sobre una avenida de casas bajas con paredes derruidas.

Los manifestantes la esperaban allí con banderas argentinas que llevaban la leyenda "Mario Ishii conducción", en alusión al anfitrión del acto, el intendente comunal de descendencia japonesa.

Impoluta, Cristina Kirchner subió las escaleras y se acomodó en el estrado. Aunque repartió sonrisas y saludos a la distancia, hasta ese momento, la jefa del Estado no había tomado contacto físico alguno con la gente. No levantó niños, no besó ancianos, no se sacó fotos con ninguna multitud.

Así, con un estilo entre distante y medido, la Presidenta redobló ayer sus incursiones en la campaña electoral del oficialismo en Buenos Aires, cuando faltan 18 días para las elecciones. Y puso en evidencia un contraste radical con el modus operandi de su marido, Néstor Kirchner, que dedica horas a sus caminatas proselitistas, en las que sobresale el cuerpo a cuerpo por los barrios populares de la provincia.

Ciertamente, la visita presidencial a José C. Paz exhibió ayer el otro costado de la estrategia electoral de la Casa Rosada: un plan de persuasión centrado en la difusión de los actos del Gobierno y organizado en torno del argumento de que para poder enfrentar la crisis internacional es necesario el voto a los candidatos kirchneristas.

Nada casualmente, el motivo original de la visita presidencial a José C. Paz fue la inauguración de 1340 viviendas populares con una inversión total de 129.900.500 pesos, parte del programa de obras públicas que ejecuta la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.

"Convoco a todos los argentinos a continuar con este crecimiento económico y a sostener, en un mundo que se derrumba, nuestro nivel de empleo", arengó la jefa del Estado cuando tomó la palabra. "La crisis va a pasar por aquí -pronosticó- y tenemos que estar preparados".

Las cámaras oficiales, que habían estado hasta ese preciso momento registrando las viviendas populares que la Presidenta entregaría, filmaban todo aquello con lujo de detalle para retransmitirlo y permitir a los canales de aire tomar las imágenes oficiales. La Presidenta no pasó por aquellas edificaciones, sino que, apenas aterrizó el helicóptero, se dirigió al acto.

El intendente Ishii había inaugurado la ceremonia. "Tenemos la necesidad de apoyar al Gobierno", gritó desde el escenario. Luego habló el gobernador Daniel Scioli. "El 28 acompañen este proyecto para fortalecer el trabajo", pidió.

Reutemann, más lejos del kirchnerismo

  • SANTA FE.- Carlos Reutemann dividió ayer las aguas. No piensa siquiera aproximarse al kirchnerismo. "Antes de volver con los K, me pongo a vender churros en la plaza. Mi obligación fue siempre defender los derechos de Santa Fe. Así lo hice y así lo seguiré haciendo. No voy a cambiar una trayectoria a esta altura de mi vida. Si tengo que salir a explicar lo que es cambiar una trayectoria, más vale me voy a vender churros a una plaza; no voy a seguir haciendo política", aseguró el ex gobernador, que aspira a renovar su banca en el Senado. "He tomado posiciones en este aspecto, sobre todo tras el conflicto del campo", agregó.
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?