Mónaco, contra Almagro: "Ganar importa, también ser buena gente"

El tandilense, que fue eliminado de Wimbledon por el español en cinco sets, acusó a su rival de simular una lesión; Cañas y Dulko, los únicos argentinos que ganaron hoy en Londres
(0)
22 de junio de 2009  • 18:48

LONDRES (DPA).- El partido que el español Nicolás Almagro ganó hoy por la primera rueda de Wimbledon a Juan Mónaco duró casi cuatro horas, pero continuó fuera de la cancha con las acusaciones de Pico.

Mónaco se adelantó dos sets y dispuso de punto de partido en el tercer set, pero al final cayó por 6-7 (3-7), 6-7 (7-9), 7-6 (75), 6-4 y 8-6.

El argentino se quejó del comportamiento del español, que pidió médico por un problema en la muñeca del que Mónaco duda.

"Para mí, no tenía nada. Lo tuve que saludar al final del partido porque tenía que hacerlo, pero no se lo merecía", dijo indignado el argentino, que criticó las protestas continuas a los jueces de silla y líneas del español.

"Poner demasiada presión no es leal, no es justo", aludió a cosas "extradeportivas" el argentino, que tildó el comportamiento del español de "desilusionante".

"Tengo bronca un poco por todo, el que perdí fui yo", admitió Mónaco, que lamentó haber desaprovechado su oportunidad tras diez días entrenando sobre césped.

"Hay pocos que ganando se marchen de la cancha silbados", dijo en referencia a su rival de hoy. "Es importante ganar, pero también ser buena gente, tener respeto por el otro, por el torneo, por la gente. Le enseñaron a jugar al tenis muy bien, pero en modales se olvidaron de todas las materias".

Mónaco denunció que cuando Almagro conectó un gran golpe en el segundo set, le dijo "ahora no te duele" en tono de broma, a lo que Almagro replicó: "Si quieres, te enseño a jugar".

Pero el español lo niega y asegura que lo que le dijo es que si quería, le enseñaba la mano dolorida, de la que fue operado el año pasado y que tiene inflamada.

"No soy nadie para enseñar a jugar al tenis. Somos amigos, no le voy a faltar al respeto. Además, me estaba pegando una soberana paliza con dos sets abajo. No venía a cuento que le dijera eso", señaló.

"No tengo nada que esconder, os enseño la mano, la inflamación. Me operé el año pasado. Tengo las pruebas, son reales. Lo que pasa es que no se esperaba que remontara dos sets abajo en hierba", replicó Almagro, que en segunda rueda jugará contra el eslovaco Karol Beck.

"No es nadie para recriminarme mi falta de honestidad", criticó. "La gente me ha silbado, lo acepto y se acabó", dijo sobre el final del partido en la cancha 12.

"No hago alusión a eso, me parece tan absurdo", concluyó Almagro, que consideró que las críticas de Mónaco fueron propias del "calor" del momento. "Es un compañero. Luego jugaremos todos juntos a la play-station, espero", dijo ya con una sonrisa quitando gravedad a la polémica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?