Suscriptor digital

Unos comicios que redefinieron la lista de presidenciables

Cobos, Reutemann y Macri quedan en carrera; problemas para Kirchner, Scioli, Carrió y Binner
Martín Dinatale
(0)
29 de junio de 2009  

Las urnas delinearon anoche un nuevo mapa de candidatos presidenciables para 2011. Hubo dirigentes que quedaron duramente golpeados y otros que emergieron más de lo previsto para encarar desde hoy un proyecto nacional.

Dos datos concretos quedaron expuestos en estos comicios legislativos: mientras en el peronismo se empezó a hablar de poskirchnerismo y Carlos Reutemann aparecía como la nueva esperanza del PJ disidente, la oposición quedó más cómoda con los resultados de Julio Cobos y de Mauricio Macri antes que con el desempeño de Hermes Binner o de Elisa Carrió. Así se despejó el atiborrado desfile de presidenciables.

Con los resultados de ayer, a Néstor Kirchner le resultará casi imposible imponer al próximo candidato presidencial en el PJ, y Daniel Scioli, que era su hombre para ese objetivo, no podrá convencer con facilidad al resto del peronismo nacional de que mantiene el control de la provincia electoralmente más importante del país.

El proyecto de Scioli hoy está "en coma cuatro", como decía ayer un intendente peronista del conurbano. De cualquier manera éste es el único referente potable que hoy tiene el kirchnerismo. Será eso o la nada.

El voto bonaerense que cosecharon Francisco de Narváez y Felipe Solá los sitúa ahora como claros receptores y líderes de un sector del PJ que cuestiona el estilo actual de poder y que podría buscar en Mauricio Macri un referente para 2011.

De hecho, Macri ayer capitalizó por dos su proyecto de cara a 2011: festejó en Buenos Aires y allí se dio el gusto de hablar hasta de Perón y brindó también en Capital con el Pro que lideró Gabriela Michetti.

En el peronismo disidente anoche festejaban el triunfo de Reutemann y empezaban a diagramar el escenario poskirchnerista. En esta estructura ya se montaron referentes importantes del peronismo, como Jorge Busti en Entre Ríos, Juan Schiaretti en Córdoba, Ramón Puerta en Misiones y Juan Carlos Romero en Salta. Pero hay gobernadores kirchneristas como José Alperovich (Tucumán), José Luis Gioja (San Juan) y Gildo Insfrán (Formosa) que desde hace tiempo venían manteniendo un diálogo fluido y secreto con Reutemann con vistas a los comicios de 2011.

Por el perfil ideológico de centroderecha y antikirchnerismo acérrimo que los identifica, esta liga de dirigentes y gobernadores del PJ seguramente competirán con una eventual candidatura de Macri. En este caso, ambos sectores se disputarán los votos bonaerenses y el liderazgo de Felipe Solá, más asociado que De Narváez con el PJ disidente.

La situación de Cobos quizá fue la que mayores sorpresas despertó para la oposición, porque la apuesta y el resultado que el vicepresidente logró en Mendoza lo posicionaron como el claro referente del espacio progresista que mayores ventajas sacó respecto de Binner y Carrió.

Además, Cobos juega ahora con la ventaja de un radicalismo que tratará de instalarlo como el referente excluyente de esa fuerza de cara a 2011. Es que desde 1999 y tras la posterior crisis partidaria que terminó con la caída de Fernando de la Rúa que la UCR no tenía un candidato potable para mostrar en elecciones presidenciales. En 2007, los radicales tuvieron que resignarse a apoyar la candidatura de Roberto Lavagna, y ahora no dejarán escapar a Cobos como referente propio para instalarlo en una eventual alianza del espacio del Acuerdo Cívico y Social. Es probable que el resultado de Cobos en Mendoza lo habilite para regresar a la UCR con mayor comodidad.

El cargo institucional

El mayor desafío que tendrá Cobos en su camino hacia el sillón de Rivadavia será cómo permanecer en el cargo de vicepresidente y al mismo tiempo hacer campaña por la oposición en 2011. Este es un tema que le cuestionan desde lo institucional varios referentes de la UCR.

El caso de Carrió es muy particular. Nunca se va de la cancha. Ya amagó varias veces con dejar todo y no lo hizo porque maneja como un reloj los tiempos mediáticos. La ocupación de una banca siempre significa vidriera para Carrió.

"Dentro de tres meses la gente se olvidó de los comicios y Carrió armará un escándalo de denuncias contra Kirchner en pleno recinto de Diputados para quedar nuevamente instalada en la carrera presidencial", se sinceró a LA NACION un referente del Acuerdo Cívico y Social.

No obstante, el tercer lugar que obtuvo en la Capital y un desdibujamiento de su electorado harán muy difícil que Carrió pueda mantenerse con comodidad en la palestra de presidenciables. Los militantes de ese espacio no le perdonaban ayer su corrimiento a la derecha y el intento desesperado de último momento de captar los votos de centroizquierda de Pino Solanas.

Se vienen tiempos de cambio, de reacomodamientos y de candidaturas que ya no estarán en la grilla.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?