Dura derrota de Kirchner

De Narváez se impuso en Buenos Aires por 2,3 puntos; el ex presidente admitió el resultado y prometió profundizar la gobernabilidad; en Capital ganó Michetti, fue segundo Solanas y Carrió será diputada; aplastante victoria del candidato de Cobos en Mendoza; en Santa Fe ganó Reutemann por poco: el oficialismo sufre un fuerte retroceso en las dos cámaras; los Kirchner perdieron en Santa Cruz
(0)
29 de junio de 2009  

Una ola de votos opositores puso al Gobierno frente a una drástica derrota electoral: Néstor Kirchner cayó ayer ante Francisco de Narváez en Buenos Aires, la Casa Rosada pierde la mayoría en las dos cámaras del Congreso y el oficialismo quedó relegado en la Capital, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Entre Ríos y hasta en Santa Cruz.

De Narváez sumaba el 34,52% y aventajaba por 2,3 puntos a Kirchner en las elecciones para diputados nacionales, con el 88,24% de las mesas escrutadas. El ex presidente sólo reconoció la derrota a las 2.15, después de permanecer varias horas encerrado con su esposa, la Presidenta, en su búnker electoral. "Hemos perdido por poco. Pero sepan que vamos en camino a profundizar la gobernabilidad", dijo, con un semblante sombrío.

A la medianoche, De Narváez se había declarado victorioso: "Hemos derrotado a la vieja y mala política. Es momento de unir y no de dividir", dijo. Lo acompañaban, en un salón de Costa Salguero, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y su candidata, Gabriela Michetti, que triunfó en la Capital con el 31 por ciento.

Detrás de ella en la ciudad quedó Fernando "Pino" Solanas, con un sorprendente 24%, que relegó al Acuerdo Cívico y Social, de Elisa Carrió, que entraba con lo justo al Congreso.

En una jornada electoral que no tuvo mayores contratiempos, el Gobierno se ilusionó con sondeos en boca de urna que lo mostraban ganador en Buenos Aires al cerrarse la votación, pero enseguida empezaron a encadenarse las malas noticias.

El primero en festejar fue el vicepresidente Julio Cobos: sus candidatos triunfaron en Mendoza con casi el 50% de los votos y más de 25 puntos de diferencia sobre la lista del kirchnerismo.

Otro dirigente que parecía ratificado, y perfilado para la carrera presidencial, es Carlos Reutemann, que renovó su banca de senador con un triunfo ajustadísimo sobre el socialismo santafecino. En Córdoba, el opositor Luis Juez vencía por cuatro puntos a la UCR y al PJ del gobernador Juan Schiaretti.

Pero pocos resultados fueron más sorprendentes que la primera derrota kirchnerista en Santa Cruz, a manos del radical Eduardo Costa.

Según los datos oficiales hasta esta madrugada, el kirchnerismo perdía 12 bancas propias (y otras de aliados) en la Cámara de Diputados y 4 en el Senado. Será la primera vez que un gobierno peronista queda sin quórum en las dos cámaras. En el balance final, el kirchnerismo perdió en 11 provincias. En distritos tan importantes como la Capital y Córdoba terminó en cuarto lugar.

La principal sangría se da en la provincia de Buenos Aires, donde la lista que encabezaron Kirchner y el gobernador Daniel Scioli obtenía 12 bancas de diputados, mientras ponía en juego 20.

Luego de un inicio de moderado triunfalismo, el búnker del kirchnerismo quedó cubierto de un clima de luto cuando empezaron a conocerse las primeras cifras oficiales.

Desde el principio, el recuento favoreció a De Narváez. Poco después de las 21, el candidato de Unión Pro apareció en público junto con su compañero de lista Felipe Solá para anticipar "una victoria segura", aunque pronosticó que sería "una noche larga" de recuento de votos.

A la medianoche volvió con Macri, que dio un discurso que pareció su lanzamiento anticipado a la carrera por 2011. "Basta de resentimientos, empieza otra etapa en la Argentina", enfatizó el jefe porteño, mientras un coro de seguidores gritaba "se siente/se siente/Mauricio presidente".

A la 1 ya se conocía el resultado de 76 por ciento de las mesas y la ventaja de Unión Pro se mantenía fija por encima de los dos puntos. La alianza de macristas y peronistas disidentes se adjudicaba 13 bancas en la Cámara de Diputados.

La mala cosecha de Kirchner se explicaba por las magras diferencias que conseguía en el conurbano, el bastión en el que sostuvo su proyecto de poder. Perdía en distritos como San Isidro, Vicente López y Lanús, además de la previsible caída en ciudades grandes como La Plata, Bahía Blanca y Mar del Plata.

En el Gran Buenos Aires se consolidó el fenómeno del corte de boleta. Muchos intendentes que fueron candidatos testimoniales consiguieron más votos para la lista de concejales que los que obtuvo la boleta de Kirchner-Scioli. Para el ex presidente el resultado significa un fuerte retroceso respecto de 2007, cuando había alcanzado más del 45 por ciento de los votos en la provincia.

En el búnker kirchnerista arreciaban los rumores sobre la furia del ex presidente. Ministros, legisladores y asesores entraban y salían de las habitaciones del hotel, con caras largas. "Vamos a esperar hasta que se cuente el último voto", era el mensaje que mandó transmitir Kirchner. La Presidenta lo acompañó desde que regresó de votar en Santa Cruz.

A las 2.15, el ex presidente decidió comparecer en público, al lado de Scioli, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y el vicegobernador Alberto Balestrini. "Si fuéramos tan malos hubiéramos perdido por más", dijo, en un momento de su discurso. Habló de diálogar, pero "sin resignar los principios".

El tercer lugar en la provincia de Buenos Aires fue para el Acuerdo Cívico y Social, cuya lista encabezaron Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín. Obtuvieron el 21 por ciento de los votos, lo que se traducirá en 8 bancas de diputados. "Asistimos a una derrota total del kirchnerismo y al crecimiento de nuestra fuerza en todo el país", enfatizó Stolbizer cuando apareció a comentar el resultado, al lado de su socia Carrió.

El Nuevo Encuentro, de Martín Sabbatella, quedó cuarto en Buenos Aires y se llevó dos bancas.

Estas elecciones también marcaron la irrupción en el Congreso de la dirigencia ruralista, que saltó a la escena política a partir del conflicto con el Gobierno del año pasado. En Entre Ríos, la lista del Acuerdo Cívico y Social, liderada por dos dirigentes agrarios, venció al peronismo unido de Jorge Busti y el gobernador Sergio Urribarri. En total, cosecharon 11 legisladores nacionales.

Las claves del día

  • Nuevo orden. El kirchnerismo se exponía a una dura derrota, a manos de De Narváez. Macri, con el triunfo de Michetti, se sumó al festejo de Unión Pro.
  • Reutemann. En Santa Fe ganó in extremis al socialismo.
  • La fuerza de Cobos. El vicepresidente celebró el triunfo amplio de sus candidatos en Mendoza.
  • Santa Cruz. El kirchnerismo perdió por primera vez en la provincia, a manos de la UCR.
  • PJ disidente. Cayeron Schiaretti en Córdoba y Busti en Entre Ríos.


  • Ver El voto de los candidatos en un mapa más grande
    ADEMÁS

    temas en esta nota

    0 Comentarios Ver

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.