Suscriptor digital

Tensión entre Kirchner y Scioli por las reuniones en el PJ

El ex presidente le expresó su preocupación por críticas que expresan los gobernadores
Mariano Obarrio
(0)
2 de julio de 2009  

El ex presidente Néstor Kirchner manifestó en la intimidad de Olivos sus recelos porque los gobernadores y dirigentes peronistas que hablan con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, nuevo titular del PJ, utilizan esos encuentros partidarios para intentar el definitivo aislamiento del propio Kirchner.

"Lo usan a Scioli para sacar de la cancha a Kirchner. Así, las reuniones no le gustan nada a Néstor", comentó a LA NACION un ministro de la presidenta Cristina Kirchner.

No obstante, un vocero oficial del ex presidente, consultado por este diario, aseguró que Kirchner "no se metió en ese asunto" y que le concedió "plenos poderes" a Scioli para reunificar y reordenar el PJ.

La situación interna en el justicialismo está muy tensa. Pese a las críticas de sus interlocutores a Kirchner, Scioli continuó ayer con la ronda de consultas para normalizar el peronismo. Ayer fue el turno de los gobernadores Sergio Urribarri, de Entre Ríos, y Juan Manuel Urtubey, de Salta. El mandatario de Tucumán, José Alperovich, canceló el encuentro programado para ayer. Pese al hermetismo, en el entorno de Scioli reconocen que todos los dirigentes del PJ con los cuales conversa reclaman profundos cambios de gabinete y de políticas.

También piden un corrimiento de Kirchner de la escena política, considerado el mariscal de la derrota. Por ello, Kirchner se retiró del escenario y bajó el perfil, para diseñar la futura recomposición.

Así lo manifestaron los gobernadores Mario Das Neves, de Chubut, y Jorge Capitanich, de Chaco, que se reunieron con Scioli anteayer. Otros dirigentes, como Felipe Solá, Carlos Reutemann, Juan Carlos Romero, Ramón Puerta y Antonio Cafiero, también expresaron su descontento y afirmaron que Scioli no podía conducir este proceso por haber sido parte de la derrota.

Le exigen que tome distancia de Kirchner como condición para continuar el diálogo. En el oficialismo aseguran que Scioli tomará distancia del ex presidente, pero que intentará un delgado equilibrio para que los recelos de Kirchner no se transformen en iracundia y para que la Nación, cuyos fondos controla aún el ex presidente, no deje de ayudar a una provincia cuyas finanzas flaquean. Su situación es similar a la de varios gobernadores e intendentes del conurbano.

En la Casa Rosada admiten que Scioli planteó en privado miradas diferentes en muchos temas ante el matrimonio Kirchner. Y que quiere aceptar el esquema que le piden los gobernadores:

  • Constituir una mesa de conducción del PJ colegiada y diferente de la actual, donde estén todos los sectores representados, gobernadores y jefes distritales, y con otro presidente.
  • Convocar a elecciones internas para dirimir la futura conducción y diseñar las reglas de juego para las internas presidenciales de 2010.
  • "Kirchner está trabajando en silencio para recomponer la gestión de Cristina y el proyecto kirchnerista", aseguró a LA NACION un vocero kirchnerista. "Por ahora seguirá guardado en Olivos", dijo un ministro.

    La versión de que Kirchner podría ser el futuro jefe de Gabinete, si bien no se puede descartar, era desmentida ayer en el Gobierno y la atribuían a "una idea de Alberto Fernández", el ex jefe de Gabinete del kirchnerismo. Se analizará si Kirchner asumirá o no su banca en diciembre.

    Desde Olivos, el diputado electo sigue administrando poder dentro del gobierno de su esposa. Pero ayer sufrió un golpe. La salida de Ricardo Jaime de la Secretaría de Transportes y futuras bajas que se pronostican en la Casa Rosada -Guillermo Moreno, secretario de Comercio, y Carlos Fernández, ministro de Economía- corresponden a funcionarios muy cercanos al ex presidente.

    Sería el primer signo de debilidad concreto del ex presidente. O una manera de echar lastre para fortalecer y darle protagonismo a la Presidenta. No obstante, el nombramiento de Juan Pablo Schiavi como sucesor de Jaime indica que el ministro de Planificación, Julio De Vido, soldado de Kirchner, sigue colocando a hombres suyos.

    ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?