Suscriptor digital

El gobernador resiste en la debilidad

Juan pablo Morales
(0)
3 de julio de 2009  

Daniel Scioli dejó de decir que liderará la "reconstrucción del PJ". Ya no repite que será la "salida dialoguista de Néstor Kirchner". Después de 48 horas de embates peronistas, ahora se muestra sólo como el "articulador" de un partido que ya no controla.

El gobernador bonaerense intenta resistir los ataques cediendo poder. Sus estrategas cambiaron de prioridades: ahora consultan si es posible armar una mesa de conducción colegiada o, incluso, si se puede llamar a elecciones internas. "Todo está en estudio", reconoció ayer un hombre de confianza de Scioli.

Pero nada se decidirá en breve. "El gobernador primero completará toda la ronda de consultas", insistió ayer un funcionario. Las reuniones incluirán a todos los gobernadores, a los intendentes del conurbano y a los legisladores nacionales. Scioli no quiere acortar esos tiempos, siempre con una esperanza reservada: fortalecer su liderazgo en el camino.

El plan parece cada vez más difícil. Ayer no sólo hubo críticas de Carlos Reutemann. "Se acabó la soberbia", aguijoneó el entrerriano Jorge Busti. "Necesitamos más diálogo", dijo el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey. "Scioli es un derrotado", insistió el misionero Ramón Puerta.

Scioli acordó contestarle sólo a Puerta, a través del vicegobernador Alberto Balestrini y de su jefe de Gabinete, Eduardo Camaño, que lo acusaron de "mentiroso, cobarde y oportunista". De Reutemann habló en la intimidad. "Se tiene que poner de acuerdo consigo mismo", dijo. Pero acusó el golpe de sus cuestionamientos.

Un viejo peronista bonaerense le aconsejó "menos hiperactivismo partidario" y "avanzar lentamente" para que no se sumaran más críticas, y poder convocar sin costos un consejo partidario que defina cómo seguir. "Se quiso llevar a todos por delante y no estaba preparado para eso", se lamentaba ayer otra autoridad del PJ.

La descompresión se empieza a cumplir a medias. Ayer, el gobernador tuvo una sola reunión, con su par riojano Luis Beder Herrera. Pero hoy amanecerá con 25 intendentes del conurbano. La excusa serán las exposiciones de gestión de los ministros de Salud, Claudio Zin, y de Economía, Alejandro Arlía.

Pero se hablará de política. La mayoría de los intendentes que se sentarán en la sede porteña del Banco Provincia sacaron más votos que Kirchner y ganaron sus distritos.

Por estos días tienen pánico de que el Gobierno les empiece a negar fondos por los cortes de boleta que empujaron a Kirchner a la derrota. La suerte nacional del peronismo no los preocupa, pero intentarán usar ese marasmo en su favor. Y harán reclamos. "Si no hay plata para las obras públicas, no hay proyecto", dirán hoy. Scioli escuchará y sumará una preocupación más a sus obsesiones partidarias.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?