Suscriptor digital

Buscar al otro, en un mundo desintegrado

Un sólido texto de Agustina Gatto
(0)
5 de julio de 2009  

Buscado. Texto y dirección: Agustina Gatto. Intérpretes: Germán De Silva, Oscar Núñez, Silvia Giusto, Julián Larquier. Diseño espacial: Anabella Gatto. Diseño de vestuario: Mercedes Arturo. Diseño de iluminación: Leo D´Aiuto. Música original: Nicolás Falcoff. Diseño y realización de sonido: Matías Gutiérrez, Guido Deniro. Dirección video: Lucas Villegas. Coreografías: Silvia Giusto. Entrenamiento físico: Lucas Cánepa. Asistencia de dirección: Juan Laxagueborde. En El Portón de Sánchez (Sánchez de Bustamante 1034). Funciones: viernes, a las 21. Duración: 60 minutos.

Nuestra opinión: muy buena

Un padre busca a su hijo y lo hace siguiendo un derrotero que lo lleva a instalarse en Nueva York, México y Tokio. Entre un destino y otro algo de la conducta de los personajes irá desentrañándose. Pero no hay en eso una intensión de mostrar, de forma completa, alguna de las personalidades que se ponen en juego en este viaje. Por el contrario, la autora Agustina Gatto busca exponer como en esa búsqueda lo personal parece desintegrarse y, mientras el objeto ansiado se distancia, asoman otros seres que quieren integrarse a nuestro mundo y hasta parecen proyecciones nuestras o, en todo caso, resultan inquietos seres con problemáticas similares que nos confrontan.

Ruptura

En la escena, los cuatro personajes se relacionan desde una tensión muy particular, que nunca llevará el drama al extremo; más bien, la directora prefiere que sus criaturas se sostengan como meros despojos que, de manera fragmentada, irán cumpliendo con el ritual de personalizarse siempre y cuando el otro se lo proponga, lo acompañe en ese proceso de ser.

Un elenco muy homogéneo -Germán De Silva, Oscar Núñez, Silvia Giusto, Julián Larquier- , da vida a estos cuatro seres casi vacíos de intencionalidad para quienes vivir es dejarse estar, repetir rutinas; mientras buscan, buscan? es cierto, pero no algo mayor y potente, sino a ellos mismos en un mundo donde la soledad, el destierro y la ruptura del núcleo familiar son moneda corriente.

Una imagen muy acabada, en la que se combinan un muy buen diseño espacial, un intenso diseño de luces y potentes imágenes de video, aportarán un fuerte contraste a la vida de estos hombres y esa mujer que, en el centro de ese ámbito bello, resultan más patéticos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?