Scioli se reunió con el agro

El gobernador prometió llevar las quejas del campo a la Presidenta
Juan pablo Morales
(0)
25 de julio de 2009  

Daniel Scioli se relajó en la oficina de la presidencia de la Sociedad Rural. Se hundió en un sillón y escuchó reclamos sonriente. Interrumpió la conversación cuando Hugo Biolcati y Mario Llambías, los jefes de la Sociedad Rural y de CRA, le hablaron de su dependencia del Gobierno: "Muchachos, están hablando conmigo. Con Daniel Scioli. Soy yo".

Corría la mañana de ayer en una reunión protocolar con algunos líderes de la Comisión de Enlace en un lugar clave para el imaginario político: la Exposición Rural de Palermo. El escenario que eligió el gobernador para intentar, otra vez, mostrar atributos de autonomía. Del Gobierno y, sobre todo, del carácter del hombre que más lo preocupa: Néstor Kirchner.

"Les agradezco mucho la prudencia que están teniendo", sorprendió Scioli frente a los ruralistas. Habló de "entender el mensaje de las urnas" y aceptó la propuesta política del campo, que en mayo pasado Kirchner se había negado a recibir. La misma que pide eliminar las retenciones al trigo y bajar diez puntos las retenciones a la soja. Scioli prometió estudiar el tema antes del encuentro con la Presidenta, previsto para pasado mañana. Biolcati devolvió el gesto: dijo que no reclamarán nada que "comprometa el equilibrio fiscal". Pero ratificó que no aceptan al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, ni al jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray. Scioli repitió que tomará varias de esas quejas como propias.

De cerca miraban silenciosos el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Emilio Monzó, y el senador nacional José Pampuro. Su presencia también se transformó en una señal política. Ambos lo habían planificado con especial atención la noche anterior.

"Es importante el diálogo", dijo Pampuro después de la reunión. "Es un signo importante esta visita", resumió Biolcati. "Tenemos que armar una agenda parlamentaria", completó Scioli.

El gobernador terminó la semana obsesionado por sostener los tres pilares que improvisó antes del encuentro con la Presidenta (al que considera "crucial"): la alianza con el conurbano, la reconciliación con el campo y la recomposición como figura del PJ. Llambías ayer le dio una mano en público: "El peronismo está mejorando su relación con el campo. Algo que no pasó nunca con el kirchnerismo puro", dijo.

Pero ciertos gestos de autonomía son sólo eso: gestos. De hecho, Scioli esta semana habló varias veces con Kirchner. Y se reunió personalmente con él al menos una vez. El ex presidente monitorea la mayoría de sus movimientos. Llamó por teléfono cuando algunos funcionarios bonaerenses insinuaron críticas. Pidió moderación. Scioli, a su estilo, hizo equilibrio. Uno de sus colaboradores lo resumió con una pregunta: "Tiene que gobernar dos años más. ¿Ustedes lo ven rompiendo abiertamente con el pingüino?"

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.