Aún no aparecen los Berni robados

Hay detenidos, pero no se conoce el autor intelectual del golpe en el que se llevaron 15 obras del artista

26 de julio de 2009  

Una vez que tuvo los datos precisos del traslado de la millonaria carga, el autor intelectual del robo contrató a una banda de piratas del asfalto con experiencia. Los ladrones sólo se enteraron del contenido del camión que debían sustraer cuando tuvieron ante sí las obras de arte de Antonio Berni, de significativo valor cultural y económico.

Doce meses después del asalto, las 15 pinturas aún no aparecieron, pero los investigadores están convencidos de que lograron identificar a los ladrones que protagonizaron el golpe comando, que dejó una herida aún no cicatrizada en el patrimonio cultural argentino.

Así lo informaron a LA NACION fuentes de la investigación, a cargo de la fiscal Beatriz Molinelli y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, que llevan adelante la causa por el audaz robo cometido hace hoy un año en Carapachay, a 200 metros del depósito en el que salieron en un camión, rumbo a la casa de José Antonio Berni, hijo del artista, en la Capital.

Los voceros consultados afirmaron que parte de la banda bajo sospecha de haber robado las 15 obras de arte de Berni estaba presa, pero por otro asalto cometido en la zona del puerto porteño ocurrido tiempo después.

Según fuentes con acceso al expediente, la fiscal Molinelli pidió que varios sospechosos fueran apresados, pero las solicitudes fueron rechazadas por la Justicia de Garantías de San Isidro, que exigió más pruebas para hacer efectivas las detenciones.

El autor intelectual aún no estaría identificado, pero, desde un primer momento, se sospecha que es alguien que, con exactitud, sabía que las pinturas iban a ser trasladadas desde el depósito de la empresa de Delmiro Méndez e Hijo SA, en un camión especialmente equipado para el traslado de obras de arte.

Según estimaciones recogidas en el mercado del arte, la cotización de las cinco principales obras sustraídas era de 200.000 a 300.000 dólares cada una, por lo que en conjunto superaban el millón de dólares. Las más valiosas eran los óleos El carnaval de Juanito Laguna (1960), La metamorfosis del pájaro azul (1930), La muerte acecha en cada esquina (1932) y Cristo en el garage (1981) y el acrílico sobre tela Promesa de castidad (1976).

"Estamos convencidos de que las obras de arte están guardadas y que todavía no fueron vendidas", informó a LA NACION un investigador.

Camión recuperado

Días atrás, los detectives secuestraron el camión utilizado por los delincuentes para llevarse las obras.

Se trata de un camión Ford 400 rojo, localizado en un inmueble de Villa Ballester, en el partido de San Martín, informaron a LA NACION fuentes de la causa. La policía llegó hasta el lugar después localizar al dueño original, que dijo que lo había vendido.

"La persona que lo había comprado lo volvió a vender, pero no cobró todo lo que había solicitado. Los últimos compradores fueron los ladrones", explicó una fuente del caso.

Los investigadores creen que las obras estuvieron en el camión Ford 400 rojo no más de 30 minutos: lo que duró el viaje desde el lugar del robo hasta el sitio donde fueron escondidas.

Al tener a los presuntos autores materiales del hecho identificados, los investigadores hicieron un par de allanamientos en los depósitos que la banda solía utilizar para guardar la mercadería robada, pero no localizaron las obras de Berni. "Deben de estar escondidas en un lugar especial, con una temperatura adecuada", agregó la fuente consultada.

Las 15 pinturas tienen un pedido de captura nacional e internacional y están publicadas en la página de Internet del Programa de Protección del Patrimonio Cultural, dependiente del Departamento de Interpol de la Policía Federal.

Fuentes de la Policía Federal se mostraron extrañados porque, con su experiencia en la materia, los detectives del Programa de Protección del Patrimonio Cultural no fueron convocados formalmente a ser parte de la investigación.

Un investigador que recuperó numerosas obras de arte sostuvo a LA NACION: "Tarde o temprano, el trabajo de Berni aparecerá. No van a poder ser vendidas".

El robo ocurrió pocos minutos antes de las 7.45 cuando un camión Mercedes-Benz 720, con 17 obras de arte, fue interceptado en Mariano Moreno y Echeverría por un falso control de tránsito hecho por delincuentes vestidos de policiales federales. Estaban a metros del depósito de Delmiro Méndez e Hijo SA.

En el camión de Delmiro Méndez e Hijo SA, empresa que desde principios del siglo pasado trabaja en el traslado y el depósito de obras de arte, viajaban los empleados Claudio Guassardi, Carlos Varela y Martín Sáenz. Los delincuentes ordenaron a los empleados llevar el camión con las obras a Bouchard y Echeverría, a pocos metros de la colectora de la ruta Panamericana.

Ahí, la otra parte de la banda delictiva esperaba en un camión: el Ford 400 rojo hallado días atrás. Como no había lugar para todas las pinturas, debieron abandonar dos. Las otras quince aún hoy siguen sin aparecer.

Obras perdidas

  • La metamorfosis del pájaro azul (1930).
  • La muerte acecha en cada esquina (1932).
  • Barrancas (1934).
  • La mayoría silenciosa (1972).
  • Aeropuerto (1976).
  • Promesa de castidad (1976).
  • La olla azul (1959).
  • Los rehenes (1969).
  • La zapalera (1961).
  • La leñerita (1954).
  • La casa roja con techo azul (1954).
  • Cristo en el garage (1981).
  • Juanito y los cosmonautas (1962).
  • El carnaval de Juanito Laguna (1960).
  • Ramona de fiesta (1966).
  • El personaje

    ANTONIO BERNI

    (1905-1981)

  • Profesión: pintor y grabador.
  • Su obra: observador y crítico social.
  • Nacido en Rosario, en 1924, ganó una beca para estudiar en Europa. Fue uno de los primeros artistas surrealistas argentinos. Fue, también, expresionista y es el principal exponente del realismo social en el arte. Es una de las figuras argentinas más cotizados en el mundo.
  • TEMAS EN ESTA NOTA