Suscriptor digital

Cómo pueden reclamar los clientes ante el robo de ahorros

La abogada especialista Nydia Zingman de Domínguez afirmó a lanacion.com que "el banco es el único responsable" y que los clientes deben "estar tranquilos porque sus derechos están asegurados"
Valeria Vera
(0)
28 de julio de 2009  • 00:22

El robo a una veintena de cajas de seguridad de una sucursal del Banco Francés de la localidad bonaerense de San Miguel volvió a sembrar en la opinión pública numerosas dudas en torno a la responsabilidad legal de las entidades respecto a la situación de los clientes afectados.

Los especialistas en la materia transmiten tranquilidad a los damnificados y basan su optimismo en la unanimidad de la jurisprudencia, que estipula que el banco debe resarcir a las víctimas de este tipo de robos.

En diálogo con lanacion.com, Nydia Zingman de Domínguez, experta en la defensa de afectados por robos a cajas de seguridad, indicó: "Siempre que falla la seguridad, el banco es el único responsable porque el cliente firmó un contrato y no recibió la seguridad que se le garantizó. Esta es la principal obligación del banco, como experto y profesional en seguridad. Su responsabilidad está agravada, conforme nuestros códigos y leyes, porque no cumplió con las mínimas medidas de seguridad".

En este sentido, Zingman, que también se desempeña como profesora de derecho en la Universidad de Buenos Aires (UBA), precisó que la entidad debe dar "seguridad activa" a sus clientes, es decir, garantizar un resultado efectivo, no concebir su función como un intento y limitarse a eso.

Además, este caso tiene otro alcance porque, según consideró, se actuó con "burda negligencia", por parte de la firma. "El trabajo de los ladrones fue muy facilitado. Siempre que falla el sistema, en mayor o menor medida, el banco debe hacerse responsable por los daños causados".

El reclamo y la consecuente recuperación de las pérdidas debe estar apoyado en descripciones detalladas del contenido de las cajas de seguridad por parte de la víctima. Así lo entiende la jurisprudencia que la Justicia aplica desde 1992, que determina que al aportar una presunción creíble se da por probado que el cofre tenía lo que el cliente afirma.

Bajo esta premisa, el cliente afectado debe realizar la denuncia en la fiscalía, siempre en compañía de su abogado, y luego reunirse con los representantes legales del banco.

La especialista negó que sea obligatorio presentar declaraciones juradas en alguna instancia del proceso judicial y recomendó a las víctimas de casos similares reunir todos los elementos que puedan demostrar la presencia del dinero y los objetos de valor. Aquí, entran en juego, escrituras, fotografías, declaraciones de herederos, entre otras pruebas de indicio. "No hay una sola prueba que asegure todo. Ninguna es imprescindible. Todas sirven", aclaró.

Negociación. Zingman precisó que en estas situaciones el banco está obligado a indemnizar el contenido de la caja robada, el daño moral (sufrimiento), el psicológico (la lesión a la personalidad) y el lucro cesante. Puso énfasis en que no existe una cifra de base o piso de dinero en la instancia del resarcimiento porque, desde hace tiempo, los jueces "declararon la nulidad de la cláusula que limita la responsabilidad del banco a devolver una suma determinada de dinero".

Cabe destacar que no siempre es necesario llegar a juicio para alcanzar un acuerdo entre el cliente y el banco. De hecho, son varios los casos resueltos a través de negociaciones celebradas en buenos términos, donde las partes firmaron un escrito y se procedió a la devolución del contenido de la caja robada.

"Se llega a juicio cuando el banco no ofrece nada, lo que ofrece no es serio o no condice con las pérdidas del cliente", sintetizó.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?