¿Enloqueció Dr. House?

El final de la 5a temporada y nuestro miedo a que el protagonista de la serie se quede sin respuestas.
Milagros Amondaray
(0)
5 de agosto de 2009  • 17:29

La quinta temporada de Dr. House terminó haciéndole honor a esa máxima que James "Watson" Wilson le dice a Gregory "Holmes" House en uno de los episodios: "Así como el resto de los médicos tienen el «complejo del Mesías» y quieren salvar el mundo, vos tenés el «complejo del cubo de Rubik»: querés resolver el acertijo". Desde lo macro (House y su misantropía exacerbada) hasta lo micro (los casos-excusa que llegan a sus manos), la creación de David Shore (tamizada por su background en series detectivescas, como Law & Order) estuvo signada por una consigna: armar el rompecabezas. Para House, ese rompecabezas lo constituyen los pacientes que llegan al centro de diagnóstico Princeton-Plainsboro de Nueva Jersey. Para nosotros, el rompecabezas no es otra cosa que la indescifrable mente del médico estrella, que siempre se pone a prueba en el momento del cliffhanger obligado.

Porque si hacemos historia, nos encontramos con el disparo recibido que derivó en una prolongada adicción al Vicodin y, si recordamos el memorable season finale de la cuarta temporada (apropiadamente titulado "House’s Head"), lo veremos inyectándose un medicamento para enfermos de Alzheimer. ¿El objetivo? Resolver otro acertijo. Así, la serie se fue desarrollando de modo invariable: en cada capítulo, el detective suelto en el quirófano llega en el último segundo para, bastón en mano, poner las cosas en su lugar. "Los demás toleran a House por la sencilla razón de que siempre está en lo correcto. Todo lo que hace y toda la mierda que dice es por algo. Todo está calculado", dice Shore. Sin embargo, en "Both Sides Now", el capítulo final de la quinta temporada, las piezas de la serie se movieron de modo tal que lo único imperturbable de la historia (la facilidad de House para arribar a conclusiones) se viera amenazado.¿ Asimismo, el componente onírico –recurso al que la serie apela en escasos y justificados momentos– esta vez se tradujo en elemento sorpresa. Porque la noche de sexo entre House y su jefa Lisa Cuddy que varios estaban esperando (y que efectivamente pudieron ver) en realidad nunca sucedió, sino que fue una alucinación del médico, al igual que su rehabilitación del Vicodin. Sí. Debíamos suponerlo. House y felicidad no son sinónimos. Conclusión: Wilson acompaña a su amigo a hacerle una visita al psiquiatra.

Como siempre que una temporada se termina, hay que dejar un interrogante. El de la serie de Shore (¿House se está volviendo loco?) no es uno más, sino aquel destinado a quebrar la columna vertebral del show con el ruido blanco más original de los últimos años. Para un programa que está continuamente resolviendo enigmas, éste parece el más audaz de todos. ¿Qué pasaría si el único hombre capacitado para darnos certezas se convirtiera en el hombre objeto de su propio estudio? Por primera vez, House se ha quedado sin respuestas. Y, nosotros, por unos meses, también.

El final de la 5ta temporada de Dr. House

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?