Suscriptor digital

Emotiva peregrinación de enfermos a Luján

Jorge Rouillon
(0)
1 de noviembre de 1998  

LUJAN.- Unos 2000 enfermos realizaron ayer su peregrinación anual a Luján, acompañados por 300 voluntarios que los pasaron a buscar por hogares y hospitales.

Según la señora Nelly Sicardi de Sackmann Sala, una de las organizadoras de esta expresión de fe iniciada hace más de medio siglo, esta vez llevaron a los enfermos 57 ómnibus, ocho ambulancias y 60 autos.

A las 11, una decena de sacerdotes concelebró una misa en la basílica, a la que muchos asistieron en sillas de ruedas o camillas.

Se leyó una carta de San Pablo en la que dice: "Si alguien está enfermo, que llame a los presbíteros de la Iglesia para que oren por él".

En la homilía, el padre Juan de Aguirre, dijo a los enfermos: "Ustedes son como el resumen de cómo nos cuesta vivir a los seres humanos, por el dolor, la soledad, la tristeza".

Un voluntario, Matías Jurado, alumno de periodismo de la Universidad Austral, buscó a chicos del Hospital de Niños. "Me impresionó la tranquilidad, la paz que tienen", dijo. Un médico, Luis Flores Sienrra, colabora desde 1976. Con otro colega atendía una sala contigua a la basílica para los que se sintieran mal. Tuvo algún caso de hipotensión severa.

Cerca, con hábito negro, un religioso boliviano de 25 años, Luis Huanachi, hermano de San Juan de Dios, acompañaba a un grupo de enfermos mentales de Ramos Mejía.

Al concluir la misa, todos elevaron los brazos hacia la imagen de la patrona de la Argentina.

Florencia Mininni, de 16 años, del colegio Paula Montal, acompañaba a un grupo de ciegos. Norma Di Leo, de 65, perdió la vista en 1984 por glaucoma. "Vengo a rezar a la Virgen por la salud de todos", dijo.

Liliana Albarracín, de 21 años, sonreía desde su silla de ruedas. Le pegaron un tiro en un asalto en Villa Celina y está en proceso de rehabilitación. "Le pido a la Virgen que me ayude a mejorar", comentó.

Luego fue ofrecido a todos un almuerzo con tallarines y empanadas. Contento, Jorge Fernández, paciente del hospital Borda, tomó el micrófono y cantó "Jugo de tomate frío", entre los aplausos de todos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?