La separación de los Redondos: la polémica se instaló en la web

El cruce de acusaciones entre Skay Beilinson y el Indio Solari hizo estallar a la Red.
(0)
15 de agosto de 2009  • 22:53

Primero hubo muchos que dudaron de la veracidad de la información publicada como primicia en este sitio. Luego, otros que interpretaron que se trataba de una carta abierta: en rigor de verdad, fue un envio del manager y guitarrista de Indio Solari, Julio Sáez, a tres casillas de mail (Rolling Stone, el sitio partidario redonditosdeabajo.com.ar y el diario La Nacion, que había publicado la entrevista de Sebastián Ramos a Skay). Luego hubo otros que interpretaron una búsqueda de escándalo periodístico de parte de los medios: no fue eso.

Simplemente, tras años de silencio y en una reacción personal a declaraciones de Skay, el Indio Solari quiso hacer pública y sin intermediarios, su versión de los hechos y le pidió a su manager que enviara ese mail. Y, consultada por RS, la Negra Poly simplemente prefirió decir: "No hagamos Rial. Que diga lo que quiera".

Tratándose de la visión detallada del cantante sobre los hechos que derivaron en la separación del mayor grupo de la historia del rock nacional, la polémica no se hizo esperar. Y las miradas e interpretaciones sacudieron Internet, donde los fanáticos del grupo se hicieron eco de estas declaraciones: el site de RS explotó de visitas (más de 50 mil en un día y más de 100 comentarios), y la noticia dominó la red social Facebook: muchísima gente levantó el link a la noticia aparecida en www.rollingstone.com.ar

En resumen, según se desprende de la visión de Solari, se trató de la precipitación de una decisión que se venía madurando. Algo en la confianza mutua, necesaria para el manejo de un grupo de esa magnitud, parecía haberse mantenido unida con cierta debilidad en la última etapa de la banda. Para el Indio, hubo una noche clave: esa noche (una larga jornada de copas, durante los preparativos del concierto que los Redonditos de Ricota anunciaban para noviembre o diciembre de 2001) algo se cortó. La suspensión de ese concierto fue precipitada: se dijo que eran tiempos difíciles y algo violentos para una concentración masiva, como lo era la de un show ricotero en Santa Fé. Y era cierto: eran tiempos de convulsión social, corralito, medidas económicas urgentes, cierto descontrol en las medidas del gobierno ya agonizante y con poder recortado del Presidente Fernando de la Rua. Se venía, y presentía, un estallido social: la propia Poly, explicaba, por esos días, que el clima social estaba enrarecido. Y que era mejor parar.

Hoy se agrega un dato: lo que parecía a vistas de todos, una cuestión provisoria terminó siendo, según detalla hoy la visión del Indio, una decisión terminal.

La polémica, ocho años después, no deja de estar justificada: el grupo cosechó una profunda admiración y un fanatismo popular como ningún otro en el rock nacional. Pasiones que hoy, parece, fuerzan a los seguidores a tomar partido en lo que sin dudas son decisiones personales.

Notas relacionadas

La historia de la mítica foto de los Redonditos | El Indio Solari, Skay y Poly, retratados por Hilda Lizarazu

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?