Suscriptor digital

La mayor reserva de litio del mundo

Los yacimientos del salar de Uyuni podrían convertir a Bolivia en una potencia energética
(0)
2 de septiembre de 2009  

SANTA CRUZ DE LA SIERRA (De un enviado especial).-El salar de Uyuni es algo más que un destino turístico codiciado. Esa inmensa mancha blanca de 10.000 kilómetros cuadrados ubicada en el sur de Bolivia contiene las mayores reservas de litio del mundo, y podría convertir al país en una nueva potencia energética, la Arabia Saudita del litio.

Consciente de su importancia, el gobierno de Evo Morales avanza ya en la firma de acuerdos estratégicos con varios países para la explotación de los yacimientos del salar.

La fiebre del litio ya ha comenzado en todo el mundo. Es el mineral esencial para la fabricación de las baterías que utilizan los automóviles eléctricos o híbridos. Ante el anunciado fin de las reservas de petróleo en un futuro no muy lejano, las principales empresas de la industria del automóvil diseñan desde hace tiempo prototipos de vehículos eléctricos que, más tarde o más temprano, se implantarán en el mercado.

Bolivia cuenta, sólo en el salar de Uyuni, con 5,4 millones de toneladas métricas de litio, lo que constituye el 50 por ciento de las reservas de este mineral en el mundo, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. La segunda reserva en importancia está en Chile, con el 25 por ciento del total, y el resto se lo reparten varios países, entre ellos, la Argentina.

Como Bolivia todavía no dispone de la tecnología apropiada para explotar los yacimientos de litio del salar, el gobierno de Evo Morales ha emprendido negociaciones con varias empresas, como la francesa Bollaré y las japonesas Mitsubishi y Sumitono, interesadas en el mercado del litio. Además, el gobierno ha firmado recientemente acuerdos de asociación con el gobierno de Corea del Sur para la investigación de los fondos de litio del salar.

Los técnicos de las empresas extranjeras colaboran ya con el gobierno boliviano en un comité científico para determinar las posibilidades de explotación del salar.

Para avanzar en la explotación del mineral, el Estado puso en marcha un proyecto piloto que le permitirá, a principios del año que viene, extraer 40 toneladas de carbonato de litio al mes, una cantidad muy baja, según los expertos.

Prospección satelital

"Antes de empezar a explotar las reservas, se debería hacer una prospección de los yacimientos con métodos modernos, es decir, una prospección satelital, y a partir de ahí, se podrían definir las áreas de explotación para convocar, por último, a las empresas interesadas en la producción", explicó a LA NACION Juan Carlos Zuleta, experto en recursos energéticos.

Zuleta considera que Bolivia debería enviar a los mercados internacionales la señal de que su producción de litio va a ser lo suficientemente grande como para atender la demanda internacional. "Hay mucha desorientación en el equipo que se encuentra a cargo del proyecto; si Bolivia no envía esas señales con volúmenes apropiados de producción, las empresas buscarán otros sustitutos", añade.

Para el físico Francesco Zaratti, con el litio del salar de Uyuni "Bolivia puede volver a sufrir las frustraciones de siempre, por no saber aprovechar las oportunidades que le da la historia". El experto reconoce que el litio representa una esperanza para el futuro de la economía nacional. "Lo que no se sabe -precisa- es cuándo se concretará esa esperanza, y si lo hará en beneficio del país."

Zaratti también advierte que la competitividad del litio boliviano a nivel mundial requiere una producción a gran escala, algo que el gobierno de Morales todavía no se plantea.

El plan del gobierno es aplicar al litio la misma política que al sector de los hidrocarburos, es decir, industrializar su explotación para que la mayor parte de las ganancias se queden en tierra boliviana.

Por el momento, el gobierno boliviano tiene previsto perforar hasta fin de año un centenar de pozos en el salar para determinar a qué profundidad se encuentran las reservas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?