Suscriptor digital

La oposición se mostró disconforme con las modificaciones propuestas

La UCR, Pro, la CC y el PJ disidente creen que los cambios son insuficientes; críticas por la celeridad
Jaime Rosemberg
(0)
16 de septiembre de 2009  

Enojada por la inusual velocidad con la que el oficialismo motorizó el tratamiento de una ley que considera clave. Disconforme con los cambios propuestos por el kirchnerismo, a los que consideró "un retroceso en lugar de un avance". Así reaccionó ayer la oposición luego de conocidas las 217 modificaciones que el Poder Ejecutivo impulsó al proyecto de ley de radiodifusión que se trata en la Cámara de Diputados, y que sería aprobado en la sesión prevista para hoy.

Casi resignados a que el oficialismo apruebe el proyecto con el apoyo de los bloques de centroizquierda, como Solidaridad e Igualdad (SI) y Encuentro Popular y Social, dirigentes de la UCR, la Coalición Cívica, Pro y el peronismo disidente cuestionaron en duros términos el nuevo dictamen, que apenas pudieron hojear en la hora y media que duró el cuarto intermedio solicitado por el oficialismo durante la extensa sesión conjunta de comisiones.

Los opositores consideraron "positiva aunque insuficiente" la decisión de la presidenta Cristina Kirchner que excluye a las empresas de telefonía de ingresar en el negocio de la radiodifusión. Y cuestionaron con dureza a "los opositores que votan con el Gobierno", en un intento por hacerlos cambiar de opinión sobre el proyecto.

"Estamos alegres porque se reconoce que hay cuestiones para modificar. Pero amargados porque esta no debe ser una ley express. Hay que discutir la conformación de la autoridad de aplicación y los contenidos", afirmó el diputado Juan Carlos Morán (Coalición Cívica-Buenos Aires).

"Llegamos acá sin debate, los cambios fueron hechos entre amigos, y a nosotros ni nos llamaron", se indignó Silvana Giúdici (UCR-Capital). Con tono firme, Fernando Iglesias (Coalicíon Cívica-Capital) calificó de "vergüenza que el parlamento tenga un solo día para debatir una ley como ésta, después de seis meses de debates públicos que parecieron el cumpleaños de [Gabriel] Mariotto".

Entre los gritos de reprobación de la bancada oficialista, Morán e Iglesias insistieron en la "peligrosidad" del artículo 32 de la nueva norma, que define que las licencias de los canales de aire y radios en localidades de más de 500.000 habitantes serán definidas por el Poder Ejecutivo. "Es un escándalo, y hablar en estas condiciones de la autoridad de aplicación es tomarnos el pelo", se indignó Iglesias. Su argumento fue refutado por Claudio Morgado (Forja-Capital), pero no satisfizo a los opositores.

A principios de la tarde, el peronista disidente Francisco de Narváez (Unión Pro-Buenos Aires) coincidió en la crítica. "La intención del kirchnerismo es tener influencia exagerada y preponderante sobre los medios de comunicación (?) Esto forma parte del proyecto reelectoralista de Néstor Kirchner", afirmó el diputado bonaerense.

Divididos a la hora de llegar al recinto (habrá tres dictámenes diferentes con leves disidencias entre sí), los opositores cuestionaron en conjunto la actitud del oficialismo. "Veo que ya están firmando el dictamen, lo cual demuestra la seriedad del dictamen y el respeto que tienen por el Congreso", se quejó Federico Pinedo (Pro-Capital).

La oposición ya comenzó a mirar al Senado. Allí están puestas sus esperanzas de frenar el proyecto.

El texto original

  • La industria audiovisual . Una empresa no podrá ser titular de un canal de aire y de uno de cable. Ni tener más de 10 licencias (actualmente el límite es 24). Y un cable no podrá transportar más de una señal propia.
  • Telefónicas . Se autorizaba a las prestatarias de telefonía de línea a ofrecer TV por cable, junto con las comunicaciones e Internet. Se exigía el 30 por ciento de capital nacional en las empresas que participaran del negocio.
  • Revisión de las licencias . Se autorizaba a la autoridad de aplicación a revisar, en virtud de las nuevas tecnologías, las licencias otorgadas.
  • Consejo Federal de Comunicación . Es un órgano asesor, compuesto por representantes de las provincias, de ONG, de las universidades, de los medios públicos y de los sindicatos.
  • Autoridad de aplicación . Se proponía un ente autárquico de cinco miembros, tres del Poder Ejecutivo y dos legisladores, uno de la segunda minoría y el otro de la tercera.
  • Contenidos . El Estado adquiere poder para regular la cantidad de material de producción nacional que debe transmitir cada medio.
  • Participación extranjera . Se limita al 30% de las acciones, salvo que se trate de una empresa de un país que haya firmado un tratado de reciprocidad.
  • Tras los cambios

  • No se cambia, con lo que los grupos que no se adecuen a este nuevo marco legal deberán vender sus medios en un plazo de un año.
  • No podrán participar del mercado audiovisual, pero sí quedaron habilitadas las licenciatarias de servicios públicos sin fines de lucro (cooperativas).
  • Se deja explícito que la autoridad deberá proponer esa revisión al Congreso sin alterar los derechos de la titularidad de las licencias.
  • Se mantienen el sentido y la conformación de ese organismo.
  • Un ente autárquico y descentralizado de siete miembros: dos por el Ejecutivo, tres por el Congreso y dos del Consejo Federal. Se elegirían en la mitad del mandato presidencial.
  • Se mantiene sin cambios, pese a las críticas opositoras sobre la injerencia estatal en el contenido de los medios de comunicación.
  • Se mantiene sin modificaciones.
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?