Suscriptor digital

La historia, ante una mirada contemporánea

Interesante propuesta musical de Enrique Papatino
(0)
19 de septiembre de 2009  

Lovely revolution . Libro: Enrique Papatino. Música: Pablo Dacal. Intérpretes: Jessica Schultz, Enrique Papatino, Julio Ordano, Enrique Dacal. Músicos: Gonzalo Braz, Martín Elter, Maximiliano Sxchonfeld, Clara Stegmann. Asistencia de dirección: Carla Tarantino. Dirección musical: Pablo Dacal. Dirección general: Enrique Dacal. En el Celcit (Moreno 431). Viernes y sábados, a las 20. Duración: 70 minutos>

Nuestra opinión: buena

Calificada por sus creadores como una "vertiginosa tertulia de teatro musical", Lovely revolution resulta una atractiva experiencia dramática en la que el teatro y la música se mixturan para narrar ciertos acontecimientos de una etapa de la historia argentina. Son los tiempos de la Revolución de Mayo, sus preparativos, su concreción y su establecimiento con la conformación de la Primera Junta de gobierno.

Pero no son los hechos en su conjunto los que más le interesan al dramaturgo Enrique Papatino. El creador se detiene en la figura de Mariano Moreno y su esposa, Guadalupe. En torno a ellos se desarrollan las intrigas del poder, que en aquel Buenos Aires parecen intensas. Aparecen personajes nefastos que consagran sus vidas a buscar desestabilizar un orden no sólo social, sino también, en este caso, familiar; mientras la presencia de algunos europeos se torna amenazante.

Un cuarteto de jóvenes músicos en escena introduce la acción y, a modo de libérrimo coro trágico, irán guiando la trama, acotándola, y a veces se transformarán en pequeños personajes que, salidos de ese mundo conflictivo, apenas podrán acompañar las vicisitudes de los protagonistas.

La obra posee cuatro intérpretes muy versátiles -Jessica Schultz, Enrique Papatino, Julio Ordano, Enrique Dacal- que promueven un juego siempre creativo, en el que actúan o cantan. Las escenas son breves, pero encuentran una fuerte y, por momentos, bella teatralidad que hará que cada uno de los personajes se defina con ricos matices. Así, ese trozo de la historia argentina asomará revitalizado. Es cierto que el límite entre la ficción creada por Papatino y la realidad que impone la historia resulta difuso. Pero la riqueza de la experiencia, en lo interpretativo, en lo musical y aun en lo visual, posibilita descubrir la oscuridad de un tiempo político que no resultará ajeno.

Lovely revolution es una buena y acabada muestra de teatro político, con una impronta muy contemporánea.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?