Suscriptor digital

Visita guiada

Un recorrido por las muestras de Paula Otegui, Félix Eleazar Rodríguez y Fernando Goin
(0)
26 de septiembre de 2009  

Paula Otegui (1974, Buenos Aires) acaba de presentar sus últimos trabajos en la galería Praxis, en una muestra titulada Campos de batalla. La batalla a la que alude el título es figurada; sus telas son el escenario en donde la artista se expande y crea un mundo propio en constante tensión. Pinceladas gestuales, trazos, líneas, manchas y círculos conviven entre el orden y el caos, lo abstracto y lo figurativo, la mancha y el dibujo minucioso, el negro y el blanco. Otegui oscila entre los opuestos y deja que el espectador se pierda y juegue a descubrir lo oculto. Son paisajes imaginarios con palmeras, cascadas, flores y ramas atiborradas, que contrastan con grandes espacios en donde unos personajes escondidos entre la maraña ponen su cuota de humanidad y nos acercan como espectadores. En este caso utiliza el "negativo", es decir que cubre la tela de negro y pinta en blanco, y le hace guiños a la pintura china y japonesa, al animé, a artistas que admira, a los dibujos animados. Y el conjunto es como un jardín-mundo en donde Otegui se refugia y a la vez demuestra, en un rapto barroco, lo que es capaz de hacer.

A pocas cuadras de allí, Félix Eleazar Rodríguez (1955, Buenos Aires) expone en Maggio Boutique, un espacio en la calle Arenales que la empresa reserva para muestras. Félix es un enamorado de los paisajes industriales, amor que comparte con una extensa tradición de artistas del siglo XX. Dibuja con carbonilla grandes galpones, puentes, estaciones de ferrocarril y edificios que se vuelven más amables con sus trazos. Su formación de arquitecto y el ojo de artista dan como resultado estas escenas en las que predomina el negro. Hay una ausencia deliberada en sus cuadros: en ellos no hay hombres. Muchas veces elige zonas degradadas, depósitos en desuso, grandes estructuras abandonadas que mantienen su dignidad y evocan glorias pasadas. Presenta también unas tintas que trabaja como acuarelas, en donde explora la naturaleza, el vaivén del agua, un árbol, un cielo con nubes.

Fernando Goin (1968, Buenos Aires) es un gran dibujante. Presentó en la galería Matilde Bensignor sus últimas creaciones, la mayoría en pintura roja sobre tela vinílica verde, con escenas que provienen de fotogramas del cine o de épocas pasadas con una estética retro. Es el tiempo suspendido en un instante. La imagen del hombre que está cayendo es la más emblemática. Nos devuelve a la memoria escenas de las series de los años 60 y 70 y de las películas italianas de posguerra. Hay una marcada influencia de la fotografía en el tratamiento de la imagen, sobre todo de aquellos fotógrafos que comenzaron a registrar lo que pasaba en la calle y a la gente común. Y hay algo de nostálgico que refiere a la ilustración americana de las décadas de 1940 y 1950.

FICHA. Paula Otegui en Praxis

(Arenales 1311), Félix Eleazar

Rodríguez
en Maggio Boutique

(Arenales 1390) y Fernando Goin

en Matilde Bensignor (Teniente B

Matienzo 2460, PB 1).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?