Pobre Van Damme

JCDV combina autoparodia y fuertes emociones
(0)
26 de septiembre de 2009  

JCVD fue una de las grandes sorpresas de la temporada 2008 en el circuito de mercados y festivales internacionales (aquí se vio en Mar del Plata). Este segundo largometraje escrito y dirigido por Mabrouk El Mechri combina el cine de acción, el documental autobiográfico, el drama familiar y la autoparodia dominada por el humor negro para narrar las desventuras de uno de los más exitosos héroes de las artes marciales: el belga Jean-Claude van Damme.

El film -que el sello Emerald estrenó en DVD el lunes último- muestra a Van Damme inmerso en una profunda crisis personal. Acuciado por las deudas impositivas, por una larga batalla legal por la custodia de su hija y por una carrera cinematográfica en caída libre (hasta Steven Seagal le roba un papel), el veterano actor abandona Hollywood y regresa a su país en busca de la tranquilidad perdida. Sin embargo, su mala racha es tal que se ve involucrado en un asalto armado contra una sucursal bancaria. El affaire amenaza con terminar para siempre con su decreciente popularidad.

Virtuosismo

Mabrouk El Mechri se luce tanto como guionista (la estructura es de un virtuosismo y una lógica incontrastables) como director, ya que no sólo construye sofisticadas y adrenalínicas escenas de acción, sino que también consigue de Van Damme, a los 47 años, momentos de una intensidad emocional inédita en su filmografía.

Comparada con ¿Quieres ser John Malkovich? , de Spike Jonze, pero también con clásicos como Tarde de perros , de Sidney Lumet, y Casta de malditos , de Stanley Kubrick, y con una puesta en escena basada en largos planos-secuencia que remiten al cine de Brian De Palma, JCVD resulta una extraña y fascinante combinación entre el cine de género y el de autor. La edición local incluye los siguientes materiales adicionales: trailer, sinopsis, ficha técnica y artística, galería de fotos y biofilmografía de Van Damme.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.