Suscriptor digital

Eligieron al político tradicional

Por Atilio Cadorín
(0)
30 de noviembre de 1998  

Los ciudadanos que votaron ayer en la interna abierta de la Alianza prefirieron al político con tradición partidaria: Fernando de la Rúa.

Una demostración de que, incluso cuando la política no atraviesa por su mejor momento, los votantes se inclinaron por el candidato que representa mejor a la clase política, ya sea por su trayectoria como por su respaldo partidario.

Pero aun así, sin disponer del aparato partidario ni de la trayectoria política de su circunstancial adversario, Graciela Fernández Meijide, tal como había declarado en una entrevista con La Nación , perdiendo, también ganaba. Yde hecho, pese a la derrota, irá a competir por la gobernación de Buenos Aires. Luego de la puja electoral, los socios aliancistas se dieron cuenta de que se siguen necesitando. Y así lo hicieron saber en sus primeros mensajes. De la Rúa y Graciela Fernández Meijide se dirigieron a sus respectivos seguidores que están dispuestos a "fortalecer la Alianza". Seguramente, cada uno hizo su propia evaluación de los resultados.

De la Rúa obtuvo un triunfo concluyente, pero necesita al Frepaso para conquistar, en la elección presidencial, los votos de la ciudad de Buenos Aires, un distrito en el que aquél salió primero hace dos años, pero que ayer perdió, a pesar de ser su gobernador.

Por su parte, el Frepaso, extremadamente debilitado por los resultados de los comicios, entendió que difícilmente pueda consolidarse en todo el país sin el respaldo del radicalismo.

Su posibilidad de nominar al vicepresidente -Chacho Alvarez admitió que tal vez él pueda ser el compañero de la fórmula aliancista-, así como la de postular a Fernández Meijide para la gobernación bonaerense son para ese partido, a partir de ayer, la mejor alternativa de aproximarse al poder.

Más allá del rédito de cada uno en términos electorales, la profesión de fe hacia la Alianza es una señal de madurez hacia el país, que busca una oposición fuerte.

Temor a lo desconocido

La imagen de Fernando de la Rúa fue percibida por el electorado como la mejor alternativa y ayer creció hasta el punto de quedar colocado como el hombre con mayores probabilidades de llegar a la presidencia.

Una vez más, De la Rúa puso en evidencia su convocatoria y tranquilizó a un radicalismo que atravesó por una crisis en su sociedad con el Frepaso.

De la Rúa despertó una cuota de mayor confianza frente a un Frepaso que aún presenta algunas incógnitas para la gran masa de ciudadanos. El líder radical, por sí mismo, es para los votantes la cara política más conocida y no necesitó respaldarse directamente en ningún dirigente. Por el contrario, Graciela Fernández Meijide se alimentó siempre con el reiterado respaldo de Chacho Alvarez.

La victoria de De la Rúa es, también, al menos en parte, un triunfo de Raúl Alfonsín, uno de los artífices más importantes de la coalición opositora.

Su derrota le hubiera complicado la situación al ex presidente, que ahora tratará, también él fortalecido, de volver a la conducción nacional de la UCR.

Una experiencia positiva

Para la Alianza, una concurrencia de 2.000.000 de votantes, en comicios en los que el voto no es obligatorio y en un país que no está acostumbrado a elecciones primarias al estilo norteamericano, es un hecho político importante. Demuestra vocación de transparencia.

Para el escenario político nacional, la elección de ayer despierta un desafío para Eduardo Duhalde, el principal candidato del PJ: por un lado evalúa que tiene mejores posibilidades enfrentando a De la Rúa que a Fernández Meijide, pero también sabe que ella -a pesar de haber sido también derrotada ayer en esa jurisdicción- volverá a su provincia y el mejor candidato duhaldista, Carlos Ruckauf, admite en privado que "Graciela es la única" que puede ganarle.

En tanto, el presidente Carlos Menem no quiso perder todo protagonismo: anunció que enviará al Congreso nacional un proyecto de ley para hacer no obligatorio el voto. Omitió decir que para ello es necesario reformar la Constitución.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?