La vanguardia musical llega por triplicado

Experimentación: obras de John Cage y de Juan Carlos Paz y el cierre de un ciclo se repartirán en este fin de semana el interés del público.
(0)
3 de diciembre de 1998  

Cosas de Buenos Aires. Después de un tiempo sin actividad, mañana y pasado mañana los interesados en escuchar música experimental deberán elegir entre tres propuestas interesantes y diferentes.

Mañana, a las 20, la pianista Adriana de los Santos y el poetaJosé Santiago Perednik realizarán por primera vez en la Argentina una versión local del "Circus", de John Cage en el atípico espacio de la Parroquia Nuestra Señora de la Rábida (Belgrano 1502), con entrada libre y gratuita. Pasado mañana, a las 21, pero en el ICI, se cerrará la segunda temporada el ciclo Experimenta, con la presentación del acordeonista norteamericano Guy Klucevsek y las cantantes argentinas Maia Mónaco y Barbara Togander.

También esas dos noches y el domingo, Oscar Edelstein y el Ensamble Nacional del Sur volverán a presentar "El hecho" en el Galpón del Abasto. En un hecho inusual para el medio la obra de teatro musical basado en los "Seis eventos", la última y enigmática obra del padre de la vanguardia musical en la Argentina, Juan Carlos Paz, subirá a escena por tercera vez en una misma temporada.

Con una gorrita de lana negra, ubicado al frente de un grupo integrado por dos tecladistas, guitarra y bajos eléctrico, batería y percusión, junto a actores y una cantante con voz amplificada y un sistema de amplificación cuadrafónico, los que vieron "El Hecho"en el Galpón del Abasto, podrían presuponer que Edelstein era el líder de un grupo de rock.

Pero no lo es. Edelstein, uno de los compositores de música de vanguardia más destacados de la Argentina, se dio cuenta que para desarrollar su propia estética tenía que repensar todo. Y esto incluía el lugar el modo y hasta el lugar donde presentar sus obras.

A los 45 años, Edelstein tiene ya un recorrido musical de 25. Estudió con Francisco Krüpfl (uno de los discípulos de Juan Carlos Paz),y José Maranzano creó a comienzos de los 80 la agrupación Otras músicas, luego una revista de análisis musical y recibió, entre otros, el premio Antorchas a los artistas sobresalientes de la generación intermedia. Hace un año creó el Ensamble Nacional del Sur con sus alumnos de la carrera de música electroacústica de la Universidad de Quilmes. Con este grupo de instrumentistas-compositores, integrado por Mario Castelli, Mariano Cura, Matías González Goytía, Pablo Siroti y Nicolás Varchasuky, inició lo que Edelstein llama "laboratorio de investigación musical que actúa en vivo".

Tocar de otra manera

¿Cómo llegó Edelstein a este punto? Según le explica a La Nación , "es el último paso de varios en los que constaté que no quería tocar más con músicos de formación académica, que había que formar instrumentistas y compositores que estuvieran dispuestos a tocar una música nueva y de otra manera. Y que eso requería de una vuelta un poco más radical. Esto es, generar un verdadero grupo de investigación, creación y producción que circule de manera distinta, en su manera de cómo tocar su instrumento, de pensar la composición y en dónde producirla".

Para Edelstein, el Teatro Colón no es un lugar adecuado para desarrollar su obra. "En el Colón hay mucha gente dispuesta a cambiar las cosas, pero hay un momento en el que uno choca contra una determinada estructura y se da cuenta de que está haciendo esfuerzos en vano. Es como un diálogo de sordos. Y es mucho más franco y feliz para uno, en vez de estar luchando para modificar esas estructuras, buscar otros espacios."

Edelstein se alejó del circuito tradicional de la música contemporánea en la Argentina, pero se sigue reivindicando como músico "culto". "Yo venía de otro lado -comenta- y entré en la música contemporánea porque era un lugar de conocimiento. Pero de pronto me encontré con que lo único que tenía para darme era algunos papelitos y un hipotético prestigio y yo quería otra cosa de la música. Es el conocimiento, pero también la sensualidad, la relación con la gente. El problema es que muchas músicas contemporáneas se quedaron en una cosa desprovista de sensualidad, que para mí es desprovista de inteligencia también. Me tuve que cambiar de circuito de producción porque la música contemporánea, en su esencia, tendría que mantener ese espíritu vivo, de buscar otros caminos."

Un circo bien porteño

John Cage es el inventor de Circus, una puesta en música y escena de una obra literaria, que el compositor de vanguardia norteamericano realizó por primera vez basándose en el Finnegann´ s Wake de Joyce.

En Buenos Aires, y con el nombre de "La Desconocida", Adriana de los Santos y Jorge Santiago Perednik llevarán a cabo la versión porteña de la obra, basada en la novela "Adriana de Buenos Aires",de Macedonio Fernández. La novela transformada en mesósticos, grabados junto con sonidos de la ciudad y un trío que tocará tangos en vivo, completarán el mapa sonoro de este "Circus porteño".

Experimenta

El último concierto de la segunda temporada del ciclo Experimenta se llevará a cabo pasado mañana, a las 21, en el ICI (Florida 943). Finalmente no se presentará el compositor y saxofonista norteamericano John Zorn, quien adujo "problemas con la distancia de viaje" para suspender su visita. A cambio, se presentará Guy Klucevsek, que hizo de su instrumento (el acordeón) un habitué de los conciertos de música experimental en el downtown neoyorquino. También se presentarán las argentinas Maia Mónaco y Bárbara Togander, que estuvieron en la primera edición de Experimenta el año pasado, junto a Alejandro Oliva y Capitanes de la Industria, respectivamente.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?