Empire Thai

Tailandesa Microcentro
(0)
22 de noviembre de 2009  

La cocina thai se asentó en el Bajo del microcentro, con Kevin Rodríguez, norteamericano de origen puertorriqueño al frente de Empire Thai; su cocinera chilena, Rossana Vázquez, y la bartender argentina Mona Gallosi, hace siete años. Empire se afianzó como bar y restó, ya que la barra se mueve todo el día y la happy hour es gran atracción en la cortada peatonal.

La armonía y el equilibrio son las características que hacen tan apetecible esta comida asiática. Aun el picante -que abre el gusto a otros sabores, según Kevin- se balancea con la frescura de la lima, el cilantro, el lemongrass, la albahaca, la suave dulzura del coco y lo neutro del arroz. Los extranjeros consumen picante y los porteños cada vez más, redondea el patrón. Los curries tailandeses, verdes o rojos, son lo más tradicional: de pollo, de cerdo o de lomo, en distintas fórmulas, y ricos vegetarianos. Lo que más sale es el Pad Thai de fideos de arroz salteados con pollo, cerdo o mariscos ($ 42) y con shiitake, broccoli y salsa de soja. Un plato reciente de salmón rosado al vapor con salsa de leche de coco y cilantro (40) prueba que la gente pide renovación; de todas maneras, Empire es de lo más thai de la ciudad. Se recomienda pedir varios platos para compartir entre varios, como en Asia.

Empire ocupa un salón grande, con la barra al entrar y los enormes elefantes simbólicos que decoran la pared enfrentada. Atrás, en el comedor, los espejitos componen la decoración, más los apliques que ponen luz cálida al ambiente. Los tragos de Mona, clásicos o inspirados en los tailandeses frutales más vodka -hay muchísimas marcas-, pueden acompañar la comida si son secos, mucho mejor que el vino de la casa. Entradas: ricos palitos de pollo, cerdo o lomo con salsa picante de maní (23), langostinos crocantes, o fritos con coco, más salsa de soja y ajo y agridulce de tamarindo (26). Postres, siempre los mismos; mejor, un trago dulce. Pocos vinos, algunos buenos. Tres menús de mediodía (24-28 y 32) mucho menos típicos

Ambiente: * * *

Atencion: * * *

Cocina: * * *

Más datos Tres Sargentos 421, Buenos Aires; 4312-5706. Tarjetas. Abre de lunes a viernes, de 12 a 24; viernes y sábados, de 19 a 24. Vigilancia.

Imperdible

Coup de Foudre. El de un francobelga que en 2006 compró Atamisque, una finca con viñedos de 70-90 años cerca de Tupungato, y con un francés del vino ya afincado en el país -Cave Extrême- definió la moderna bodega donde elaboran vinos con carácter francés: Catalpa Premium Single Variety Wines -notables, el Chardonnay y el Pinot Noir 2008-, Malbec 2008 y Merlot 2007 ($ 70). De los Atamisque Ultra Premium, de viñedos de 80 años, sobresalen el Assemblage -Malbec, Cabernet, Merlot (180)-, el Gran Malbec y el Cabernet Sauvignon, todos 2007 (140). Para esperarlos poco tiempo, o guardarlos mucho, hasta 10-15 años. La gama joven, Picaflor, propone un Torrontés y un Rosé de Malbec (35). A. D.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios