Suscriptor digital

Los hombres de negocios más creativos de la Argentina: Diego Guebel

Con la crisis se derrumbó una manera de hacer negocios. Sobre sus ruinas, un grupo de emprendedores intrépidos prospera aplicando creatividad y generando valor.
(0)
10 de diciembre de 2009  • 16:38

Diego Guebel, CEO de Eyeworks Cuatro Cabezas.



Quién es Diego Guebel tiene 43 años y es cofundador y CEO de Eyeworks Cuatro Cabezas, una de las productoras de contenido televisivo más importantes de Iberoamérica.



Qué hizo Desarrolló junto con su socio, Mario Pergolini, actualmente alejado de las decisiones artísticas de la productora, un nuevo lenguaje en la televisión argentina, renovando la imagen y las figuras de la pantalla chica. Guebel siempre estuvo a cargo de la conducción general de la compañía y diseñó la estética de los breves cortos publicitarios de los ciclos, conocidos como "barridas", que incluso dirigió en los primeros años. Con su productora, logró exportar formatos y contenidos a España, Italia, Portugal, Chile, Francia, Israel y Brasil. Programas como El rayo, Caiga quien caiga (CQC), Algo habrán hecho, Punto doc, La liga, E24 y Zapping definieron un estilo reconocible, y otros productos realizados para HBO, History Channel y otras señales dieron prueba de su flexibilidad. En 2007 vendió la compañía al grupo holandés Eyeworks, aunque fue confirmado en su rol de CEO. En su momento, diversos medios señalaron que la venta se hizo por un monto de 40 millones de dólares.



Cómo lo hizo Diego Guebel tiene en su padre una figura inspiradora. Vio en él a un emprendedor que comenzó desde cero arreglando heladeras, luego fabricó gabinetes para refrigeradores y montó un local de electrodomésticos que derivó en una cadena con cinco negocios. "Desde que vi a mi viejo, que hizo todo de la nada, nunca pensé que no era posible armar mi propia empresa."



Aficionado a las ciencias humanísticas (estudió Sociología, pero aún debe siete materias), Guebel llegó a la TV por su amistad con Mario Pergolini, cuando éste le propuso conducir un programa de videoclips llamado Videolínea, que llevó a la pantalla del cable en 1991. Sin embargo, pasaron casi tres años hasta que comprendieron la estética del medio y lograron agregarle su impronta. "Nuestro hallazgo fue inventar una forma de hacer TV: un programa nuestro era claramente distinto de lo que se hacía; además, teníamos poco para perder y por eso tomamos más riesgos en los productos", dice.



Otro desarrollo de Cuatro Cabezas fue integrar las partes de la cadena donde tenían recursos humanos que agregaban valor (producción y posproducción) y tercerizar las que no lo hacían, como los estudios de grabación. "Una segunda etapa de la compañía fue la generación de contenidos para el exterior; hasta ese momento, la única experiencia de Argentina había sido vender novelas enlatadas. Ofrecíamos el formato y exportamos la forma de trabajar, que incluía el placer y el disfrute por el laburo", explica. Hoy, Eyeworks Cuatro Cabezas emplea en todas las filiales a 350 personas, produce setenta horas para canales de aire y seis para TV paga y tiene presencia en Argentina, Chile, Brasil, España, Portugal (depende de España) e Italia.



"Hay que forzar la idea de estar en el momento justo en el lugar indicado, abriendo puertas todo el tiempo y entendiendo que no hay que esperar a que pase la oportunidad. Por eso, creo que el gran acierto de la productora fue abrir la filial en España en 1999, cuando aún no se hablaba de exportar contenidos", dice. Hoy, Guebel también entendió que hay que poner foco en la ventaja comparativa del negocio y que la suya es el contenido para TV. Por eso, se desprendió de la producción publicitaria y de los negocios en internet.

Otros emprendedores: Eduardo Constantini I Carlos Bayala I Gustavo Santaolalla I Gustavo Grobocopatel I Mariano Suárez Battan I Pichón Baldinu

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?