Suscriptor digital

Falleció el escultor Mariano Pagés

La obra del artista recorrió el mundo
(0)
21 de diciembre de 2009  

Una vida consagrada al arte, al que se dedicó con profunda vocación y entrega, signó la vida del escultor argentino Mariano Pagés, fallecido a los 87 años en esta ciudad. Sus obras recorrieron el mundo y han sido expuestas en Italia, Inglaterra, Alemania, España, Suecia, Brasil y Estados Unidos, entre otros países.

Pagés había nacido el 6 de enero de 1922, en San Juan, y se recibió de profesor de escultura en la Academia Provincial de Bellas Artes de Mendoza. Supo desde joven que había nacido para ser artista. "Mi inclinación por la escultura fue siempre neta. Sin duda, me parece que nací solamente para eso", confesó una vez.

En su obra, la figura humana fue una constante, a través de una amplia gama de materiales, como la piedra, la madera, la cerámica, el bronce. Y manejó con solvencia distintas escalas: desde una pequeña escultura hasta un monumento. En 1949, realizó en piedra el monumento conmemorativo al cacique Guaymallén, en Mendoza. Y en 2000, hizo el monumento en bronce a Carlos Gardel, emplazado en el Abasto porteño.

En 1960, obtuvo una beca del Fondo Nacional de las Artes, que le permitió ampliar sus conocimientos y perfeccionarse en Europa. El mismo organismo publicó en 1987 una edición crítica de sus trabajos, con el análisis de Rafael Squirru.

A su pasión por el arte unía una sentida vocación por enseñar. Fue profesor de escultura en la Escuela Manuel Belgrano y en la Universidad de Cuyo, y dirigió la Escuela de Artes en San Juan. Recibió varios reconocimientos, como el Gran Premio de Honor Presidencia de la Nación, en 1962; el primer premio del 47º Salón Nacional de Bellas Artes y el premio Konex en cerámica, en 1982.

En 1996, viajó a Alemania, donde hizo una exposición de esculturas. Su última muestra fue en la catedral de La Plata, en 2005, con obras en cerámica y piedra. Sus restos fueron cremados ayer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?