Las celebridades de la blogosfera

Carolina Aguirre
Carolina Aguirre
Cuáles son los bloggers que lograron el america dream virtual, vivir de sus palabras. La batalla por el mayor capital: los clics.
(0)
30 de diciembre de 2009  • 12:30

Por Andrés Burgo.

No es desde ahora, sino desde que Adán y Eva hicieron lo que supuestamente no debían hacer y el mundo comenzó a girar, que hay gente que todas las noches sueña con pararse una mañana sobre el escritorio, humillar al jefe, renunciar a ese trabajo maldito y partir a recorrer el mundo con una mochila en la espalda y una Lonely Planet en el bolsillo. Pero lo que nunca hubo, y sí hay ahora y también habrá en el futuro, es gente que quiera hacer de su blog un modo de vida. O, más que un modo de vivir, una forma de ganarse la vida. Es el futuro que ya llegó: un informe de una universidad europea divulgado hace pocos días advierte que todavía no fueron inventadas nueve de las diez profesiones que serán más requeridas a mediados del siglo XXI. ¿Acaso se imaginaban nuestros abuelos nacidos en 1920/1930 que algunos de sus nietos serían pilotos de aviones comerciales? ¿O, hace sólo quince años, no era de una demencia absoluta sospechar que una cosa rara llamada "internet" sería una fuente fabulosa para conseguir amor, relaciones y, por qué no, también trabajo?

Malena, prima de Agustín, se confiesa: "A veces, me preguntan si es real ese ex novio del que hablo, y sí, fue cierto. Después de romper, y estando muy deprimida, a los dos meses empecé a hacer los videos. Me sirvieron porque pasaba mucho tiempo editándolos. Incluso, muchas veces lloraba y me filmaba porque sabía que esa imagen me podría servir para algún video. Al principio, lógico, sólo se los mostré a mis amigas, pero después empezaron a circular y, como a los ocho meses, dos desconocidos me reconocieron en una fiesta. «¿Vos sos la Loca de Mierda?», me preguntaron". De esa fiesta anónima hasta firmar con MTV pasó un año: la popularidad también es veloz. "No puedo creer que esto sea mi trabajo. Cuando me llamaron de MTV, no tuve ni que pensarlo. Pasar de hacerlo gratis a que me paguen por hacerlo es lo mejor que me pudo haber sucedido", se ríe. Algunos de sus videos llegaron a ser vistos por 50 mil personas.

Y si esa cifra suena impactante, qué queda para Carolina Aguirre, que entre noviembre de 2007 y junio de 2008 creó Ciega a citas, la historia de una tal Lucía González, 31 pesados años, más solterona que soltera, antiheroína profesional, reina en atracones y desesperada porque su hermana se casará en 258 días (y en 257, y en 256, y la cuenta seguirá achicándose), y entonces habrá que conseguir, y como sea, un novio para no pasar vergüenza el día de la boda. Pero lo que había empezado como un buen blog, algo así como una Bridget Jones argentina, se convirtió en un éxito fabuloso: dos millones y medio de personas entraron en el último post, el del día de la boda. Y 80 mil de ellos dejaron un comentario. Al blog le siguió el libro, editado por Aguilar, y ahora el programa en televisión. Aguirre, guionista de vocación, ya tenía la receta para convertir un blog en un suceso: su inicial bestiaria.com.ar, un manual sobre estereotipos de mujeres, también se había transformado en libro. Lo curioso es que mucha gente se fastidió con Aguirre cuando se enteró de que estaba casada en la vida real. Y más curiosa aún es la confesión de la bloguera/best-séller: inventó el guión porque, al ya estar en pareja, se dio cuenta de que nunca más tendría citas, y ya había empezado a extrañarlas.

Hernán Casciari
Hernán Casciari
Por supuesto, también los hombres hicieron de la web un lugar para difundirse más y mejor. Ahí lo tienen al bonaerense Hernán Casciari, el rey de la blognovela, que llegó al gran público gracias a orsai.es y ahora brilla en la avenida Corrientes: Antonio Gasalla llevó al teatro su ya famoso Más respeto que soy tu madre, una obra que vendió más de 200 mil entradas, pero que nacido en internet con el nombre "Weblog de una mujer gorda". Desde el año 2000, vive en Barcelona y a su blog personal se le sumó uno que escribe a pedido del diario El País, blogs.elpais.com/espoiler. Es la gente que hace lo que todos soñamos: inventar su propio trabajo.

Leandro Zanoni
Leandro Zanoni

LA AVANZADA

Leandro Zanoni tiene 32 años y, como buen egresado de TEA, podría estar trabajando en una redacción de un diario cualquiera.



Ya fichó tarjeta varios años en Clarín. Pero Zanoni ahora escribe en donde quiere, en su casa, en un bar o en lo de su tía, y le pagan por eso: el hombre convirtió una página web especializada en comunicación (eblog.com.ar) en su trabajo formal.



"Empecé con el blog hace cuatro años y enseguida me di cuenta de que sería sustentable, así que renuncié a mi trabajo anterior y me contacté con varias empresas para conseguir publicidad", recuerda Zanoni, quien vio una oportunidad de negocio tan seductora que pasó a atender los dos lados del mostrador. No sólo porque el hombre sigue actualizando su sitio –que recibe seis mil visitas diarias–, sino porque creó una empresa de publicidad para nuevos medios de comunicación. "Se llama Tercer Click y pautamos en internet", cuenta.



Pepsi, Lays, Nokia, MTV, Fibertel, Microsoft, Metrovías, Ala ya publicitan en blogs. A algunos les alcanza para vivir de su propio blog. Los otros están en camino. Envidiosos, abstenerse.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.