Suscriptor digital

El 60% de los argentinos no está de acuerdo con el matrimonio gay

Los datos pertenecen a la consultora Poliarquía; en la Capital la aprobación alcanza el 56 por ciento
(0)
30 de diciembre de 2009  

El día posterior al casamiento de Alex Freyre y José María Di Bello en Ushuaia, el primero entre dos personas del mismo sexo concretado en América latina, la consultora Poliarquía difundió una encuesta según la cual sólo 35 por ciento de los argentinos está de acuerdo con el matrimonio homosexual, mientras que el 60% se expresó en desacuerdo.

Sin embargo, en la ciudad de Buenos Aires -el distrito donde originalmente se había autorizado el enlace en cuestión- la aprobación al casamiento gay crece hasta el 56 por ciento. En tanto, apoyan la novedosa figura el 38% de los residentes del Gran Buenos Aires, mientras que en el interior del país casi dos tercios de los encuestados (el 64%) está en desacuerdo, contra el 32% que está a favor.

El relevamiento fue realizado entre el 1° y el 10 de este mes, mediante 1000 entrevistas telefónicas a mayores de 18 años en centros urbanos de más de 10.000 habitantes. También demostró que la población joven muestra el mayor nivel de aceptación al matrimonio entre homosexuales: el 45% de los menores de 30 años está de acuerdo. Dicho porcentaje cae al 36% entre la población de 30 a 50 años y al 27% entre los mayores de 50.

El sondeo también reveló que el nivel de apoyo varía de forma significativa según el nivel de instrucción de los encuestados. En este sentido, el 26% de las personas de nivel primario se manifiesta a favor del matrimonio gay, mientras que el 69% está en desacuerdo.

Entre aquellos con estudios secundarios, el porcentaje de acuerdo trepa al 38% y el de desacuerdo baja al 58 por ciento. Por último, entre la población con estudios universitarios las opiniones se reparten de forma más pareja: el 45% se muestra de acuerdo, mientras que el 51% admite estar en contra.

Ayer, la pareja de Freyre y Di Bello regresó a Buenos Aires y advirtió que hay sectores que van a intentar "anular" el casamiento. "Sabemos que van a intentar anular nuestro matrimonio y estamos preparados para eso", expresaron los recién casados, que anteayer lograron concretar la boda gracias a un recurso jerárquico de la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos.

Precisamente, el titular del Colegio Público de Abogados de la Capital, Jorge Rizzo, pidió que autoridades legislativas de esa provincia realicen "estudios pertinentes" para determinar si la gobernadora "es pasible de juicio político por inmiscuirse en cuestiones exclusivas del Poder Judicial".

"Creo que con este proceder se estaría produciendo un nuevo avasallamiento a la majestad de la Justicia y a las facultades exclusivas y excluyentes del Poder Judicial", expresó Rizzo en un comunicado.

"Falta de respeto"

Freyre y Di Bello calificaron como una "falta de respeto e insulto" las expresiones que consideraron inválido al casamiento. "La Constitución Nacional es una ley superior, está por encima de cualquier ley. Prometemos defender el derecho de todos y todas", advirtieron.

La pareja no se privó de cuestionar a Mauricio Macri "por no permitir el casamiento" en el distrito que, según la encuesta de Poliarquía, tienen más adeptos al matrimonio homosexual.

Como se recordará, un primer fallo de una jueza en lo contencioso había autorizado el casamiento, al declarar inconstitucionales los artículos del Código Civil que prohíben casarse a dos personas del mismo sexo. El gobierno porteño no apeló la sentencia y se dispuso a celebrar la boda. Pero un segundo fallo, de una jueza nacional en lo civil, suspendió el enlace. Macri acató la nueva disposición y el Registro Civil porteño canceló la ceremonia.

"El jefe de gobierno no respeta la ley, no respeta la autonomía de la ciudad. Por eso, fuimos a otra provincia", sostuvo ayer la pareja.

En tanto, el obispo de Río Gallegos, monseñor Juan Carlos Romanín, emitió un comunicado en el que consideró: "En las uniones homosexuales están completamente ausentes los elementos biológicos y antropológicos del matrimonio y de la familia. No están en condiciones de asegurar adecuadamente la procreación y la supervivencia de la especie humana. En dichas uniones no sólo se niega la posibilidad de la procreación, sino que ante una posible adopción, se le estaría negando al niño la experiencia de la maternidad y de la paternidad".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?