Artistas y amigos lo despiden con dolor y admiración

"Pensábamos que era inmortal", dijo Susana Giménez; Mirtha Legrand lo comparó con Gardel
(0)
5 de enero de 2010  

"Pensábamos que era inmortal." La frase de Susana Giménez resume la conmoción que sintieron aquellos que mejor conocieron a Sandro, quienes de alguna forma fueron sus compañeros en el espectáculo y en las tertulias más íntimas, en las cuales "el Gitano" marcaba su presencia como lo hacía sobre un escenario para su público masivo.

"Es como la muerte de Gardel", definió Mirtha Legrand. La conductora reveló que Olga, la mujer de Sandro, le relató ayer un dialogo que había mantenido el día anterior con su marido. Le preguntó: "¿Qué pasa Roberto, pensás «irte de gira», como dicen ustedes?". A lo que el cantante apenas pudo responder: "No puedo más".

"Se ha ido un ídolo popular. Era un astro. Nunca hizo alarde de la popularidad, era un hombre discreto, impecable, que nunca renegó de sus orígenes. El fervor popular lo va a acompañar en el sepelio, yo creo que va a ser algo impresionante, conmovedor. Estoy muy abatida", contó Legrand a C5N.

Como artista del Olimpo criollo, Sandro fue despedido por las principales divinidades del espectáculo argentino, como Susana Giménez. "Pensábamos que era inmortal. Se podía agarrar cualquier cosa, pero siempre salía, no le importaba nada. Además de ser mi amigo, era mi ídolo y lo va a ser para siempre. Robert se transformó en algo mítico, al que adorarán varias generaciones. Tardó muchos años en aceptar lo mal que le hacía el cigarrillo. Por lo menos, que su muerte sirva para que la gente entienda lo mal que hace el tabaco."

Los recuerdos empezaron a encadenarse no bien se conoció la noticia. Todos sumaron palabras para dar un final acorde a la trayectoria de Sandro. "Menos mal que queda su música: eso es lo que hace que los artistas se queden para siempre", reflexionó Estela Raval.

Como Greta Garbo

Moria Casán homenajeó a Sandro con sus palabras en Mar del Plata: "Es un momento más que difícil para todos los que lo conocimos y queríamos por su obra y, sobre todo, por la persona que era. Lo he mencionado como el Greta Garbo argentino por la discreción que tuvo a lo largo de su carrera. Aquí nunca se le conocieron problemas ni escándalos. Fue, sin duda, un grande con todas las letras".

Piero buscó mostrar el espíritu del artista fallecido. "Era muy positivo, muy increíble. Era un maestro de la fe, un grande por ese lado", dijo. Para María Martha Serra Lima, "fue un hombre inolvidable, artísticamente irreemplazable". El cantante Paz Martínez no tuvo problemas para dimensionar a Sandro muy por encima de su propia figura: "Era alguien inalcanzable para nosotros. Arriba del escenario era una topadora, la distancia entre él y nosotros era sideral".

Esa energía que transmitía Sandro conmovió también a Graciela Borges: "Lo voy a recordar con amor, era una artista maravilloso. Tenía una energía impresionante en el escenario. Era un artista enorme".

Talento artístico y control de la popularidad para no caer en desbordes emocionales son dos de los ejes comunes en los recuerdos dirigidos a Sandro, como en el caso de Jairo: "Vamos a extrañarlo, no sólo por su música, sino porque tenía una personalidad extraordinaria. Creo que su mayor legado es el haber querido mucho a su profesión".

Su amigo, "el Puma"

Los voces de dolor y de recuerdo también llegaron desde el exterior, como la del "Puma" Rodríguez: "Creo que Sandro marcó una época muy fuerte en todos los países de América. Y «el Puma» salió de una canción de Sandro, «Mi amigo el Puma», así es que prácticamente él fue el creador de este personaje".

Gerardo Sofovich, por su parte, definió: "La muerte de Sandro es una gran pérdida, no sólo para el mundo del espectáculo, sino para todos los argentinos".

En sus espectáculos, las imitaciones que hizo Miguel Angel Cherutti fueron clásicas. "Una noche me miró fijo, y me dijo: «Acordate que este público que vas a tener son unas fieras». Yo subí al escenario y me temblaban las piernas. Pero él me había presentado de tal manera que el público me respetó. Fue maravilloso estar al lado suyo. Siempre me invitaba a su camarín para hablar de música y de otros temas. De uno de los más grandes siempre se aprende, y yo aprendí de él su profundo respeto al público. Ese es para mí su gran legado."

Para la actriz Irma Roy, el cantante fue una indiscutida figura de la cultura popular que despertaba algo muy particular en las mujeres. "Lo que valía en él es su actitud al cantar. Parecía que estaba haciendo el amor en el escenario. Como fenómeno popular es muy atractivo ver cómo, en cierto contexto y en cierto momento histórico, la gente necesitó volcar sus emociones en algo que la movilizara y cómo Sandro encontró el hueco justo."

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.