Suscriptor digital

Un viejo amigo y socio de Menem

Kammerath, vicegobernador a los 37 años; reacomodamientos provinciales
(0)
22 de diciembre de 1998  

CORDOBA (De un enviado especial).- Germán Luis Kammerath no guarda vestigios de la tonada riojana que los años pasados en Buenos Aires no han logrado borrar a su socio y amigo de muchísimos años, el presidente Menem.

Después de la fallecida diputada Leonor Alarcia, no hay otro dirigente político que milite aquí que despierte en Menem más confianza que Kammerath. El nuevo vicegobernador, miembro de una tradicional familia de la capital riojana, tiene 37 años y está casado con Luz Capdevila (hija del fallecido caudillo conservador Octavio Capdevila). Tienen tres hijos: María (10 años), Victoria (8) y Germán (4). La hora más gloriosa del joven jefe de la Ucedé cordobesa lo encuentra en pleno traslado hacia una nueva casa en el selecto country del Jockey Club.

Con apenas 26 años, en 1987, se convirtió en la esperanza del tradicional Partido Demócrata de Córdoba, que ya había cambiado su nombre por el de Unión Demócrata de Centro (UDC). Para estar más a tono con la ola liberal de fines de la última década y encolumnar al partido detrás de la ascendente Adelina Dalesio de Viola, los demócratas de Córdoba aceptaron finalmente llamarse Ucedé y unirse a la fuerza que creó Alvaro Alsogaray.

El joven no demoró en mostrar su ductilidad. En 1987, como en 1991, los votos de su fuerza fueron liberados con el fin de que Eduardo Angeloz recibiera el apoyo de la centroderecha para su reelección. Pero con la UCR nunca hubo una relación estrecha.

Reflejos rápidos

Rápido de reflejos, apenas Carlos Menem llegó a la Casa Rosada se acercó para recordar los años en los que el joven abogado egresado de la Universidad Nacional de Córdoba se hizo cargo del estudio de Germán Kammerath. "Mi padre fue nombrado ministro de Gobierno de La Rioja (en 1955, durante la Revolución Libertadora) y Carlos Menem mantuvo abierto el estudio", evocó, al ser consultado sobre los bienes que todavía comparte con el Presidente.

"De la relación de Menem y mi padre heredé unas tierras que ellos habían recibido como pago de un juicio en las afueras de Chilecito. Algunas cosas se vendieron y estos terrenos, precisamente, están en venta", sintetiza.

Con su pasado estudiantil en La Rioja y la obtención del título de abogado, sus detractores lo acusaron de haber estado relacionado con la dictadura y con irregularidades en la Universidad. Casi nunca respondió a las imputaciones en público; prefirió presentar pelea en los tribunales.

En 1991 asumió como subsecretario de Comunicaciones, cargo al que regresó cuatro años más tarde, entonces con rango de secretario, luego de ser diputado nacional en 1993 e interventor en ATC. Hasta que jure como número dos del gobierno cordobés, el 7 de julio del año próximo, espera continuar en la secretaría que lo relacionó con el mundo de la tecnología y los negocios a gran escala.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?