Suscriptor digital

Cobos redobló la apuesta y respondió a la UCR y a Carrió

Lo hizo a través de un comunicado que firmó su mano derecha, la senadora Laura Montero
Laura Capriata
(0)
5 de febrero de 2010  

El cortocircuito entre Julio Cobos y la UCR tomó ayer temperatura, cuando desde las filas del vicepresidente respondieron las críticas de los radicales por su aval a la remoción de Martín Redrado en el Banco Central.

En un comunicado que difundió la dirección de prensa del Senado (que depende de Cobos), la senadora Laura Montero criticó al jefe de la bancada de la UCR, Gerardo Morales; a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y al propio Redrado, por sus cuestionamientos al vicepresidente.

"Me extraña su postura contradictoria, porque avalar a Redrado es también avalar a Guillermo Moreno y las manipulaciones estadísticas del Indec", sostuvo Montero, usando los principales argumentos que esgrimió Cobos contra el economista.

Montero no es una cobista improvisada. Fue ministra de Economía de Cobos cuando era gobernador de Mendoza y una las plumas que lo ayudó a redactar el dictamen contra Redrado. "Montero es Cobos", sintetizaron ayer cerca del vicepresidente, para admitir que lo que ella escribió tenía su aval.

La senadora cobista no ahorró sutilezas con Morales: le recordó que como "candidato a vicepresidente de [Roberto] Lavagna" fue muy crítico de los índices oficiales y el manejo de la inflación, y se preguntó "por qué se arroga para sí la opinión del partido radical, cuando simplemente expresa una visión personal".

Carrió tampoco se salvó de la crítica cobista. La senadora consideró "una pena que en la puja interna de la Coalición Cívica no haya prevalecido la posición de Prat-Gay [muy crítico de Redrado] y sí la de Carrió, que responde meramente a especulaciones políticas. Es un error adoptar una decisión pensando si ésta es a favor o en contra del oficialismo", le endilgó.

El último destinatario de la ira cobista fue Redrado. Montero lo acusó de tener "una actitud imprudente e irresponsable" en el conflicto" y de priorizar "su interés e imagen personal por encima de la institución".

"Quiso vendernos la imagen de guardián de las reservas y, según sus propias manifestaciones públicas, en ningún momento obstaculizó el cumplimiento del Fondo del Bicentenario, sino que en realidad viabilizó los mecanismos administrativos necesarios para llevarlo a la práctica", lo sepultó la senadora.

Tras el comunicado, la UCR guardó silencio. Temprano, su presidente, Ernesto Sanz, había salido de su ostracismo, para dar algunas pistas del malestar partidario. "Ni Cobos, ni yo ni nadie es candidato de la UCR. El candidato se va a elegir en 2011", frenó Sanz.

En un mensaje que pareció para el vicepresidente, deslizó lo que el partido le pedirá como pieza clave de los desempates parlamentarios. "Es tanta la paridad que hay en el Senado que a Cobos le va a tocar estar como en aquella madrugada de la resolución 125", dijo Sanz, que quiere que el vicepresidente le adelante desde ahora de qué lado va a estar.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?