Suscriptor digital

La cuadra más corta de Buenos Aires y otras confidencias

Por Carlos Guarella* Especial para lanacion.com
(0)
8 de febrero de 2010  • 03:40

La cuadra más corta de la ciudad

Sobre la calle La Pampa, entre Miller y Lugones, se encuentra la cuadra más corta de Buenos Aires, que tiene aproximadamente entre 5 y 7 metros de longitud total y una sola numeración (4507). La cuadra anterior, entre Mariano Acha y Lugones, es 4400 y, entre Miller y Alvarez Thomas, 4600.

La foto nos muestra la propiedad única que ocupa dicha cuadra: se trata de un local abandonado y un viejo sauce llorón que la custodia.

La plaza de la calle Gurruchaga

Este párrafo es en respuesta a una lectora de esta columna, que hace algunas semanas dejó su comentario sobre la plaza que se encuentra sobre la calle Gurruchaga entre Castillo y Jufré. Esta plaza la conocí cuando ese predio pertenecía al colegio que está sobre Castillo y Serrano, Religiosas de San José. Luego fue tomado por la municipalidad y se realizó esta plaza que permite recorrerla de una calle a la otra. La iglesia, que está en la esquina de Gurruchaga y Castillo, perteneció al colegio.

Cabe destacar que en la década del 50 concurrí a ese establecimiento educacional.

Seaver, el pasaje que ya no existe

En la manzana cercada por Carlos Pellegrini, Avenida del Libertador, Cerrito y Posadas, donde hoy pasa elevada la autopista Arturo Illia, y debajo hay estacionamientos y restaurantes de gran categoría, existió un pasaje muy particular que llevaba el nombre de Seaver, en homenaje a un marino de la confederación norteamericana que pasó por nuestras tierras en 1814.

El pasaje estaba empedrado, con veredas muy angostas, y al llegar a la calle Posadas terminaba en una escalinata doble que permitía el acceso a esta última arteria.

Era como si se hubieran trasplantado una callecita de París a Buenos Aires. Las luminarias, que estaban montadas sobre las medianeras de las propiedades, le daban ese perfil parisino al pasaje.

Contó con una boite que llevó el nombre de Can-Can y anteriormente Amok. Tuvo en este pasaje su reducto-atelier, un creativo escultor de la bohemia nocturna de la ciudad, el "Chalo" Salaberry.

En mi memoria recuerdo que en dos películas argentinas se podía visualizar este aspecto del Pasaje Seaver; una fue El Rufián, dirigida por Daniel Tinayre y protagonizada por Egle Martin y Carlos Estrada; y la otra fue con Alberto Olmedo y Susana Giménez, Mi novia el...

La piqueta del progreso lo eliminó de la fisonomía ciudadana pero no de nuestra memoria.

Será hasta nuestro próximo encuentro.

* Carlos Guarella hace 15 años que es taxista y remisero. Su profesión original es Dibujante, Ilustrador y Diseñador Gráfico. Además es historietista y estudió con maestros del dibujo como Alberto Breccia y Hugo Pratt. También es Maestro Mayor de Obras. Trabajó muchos años como diseñador para importantes laboratorios medicinales, desarrollando literaturas, folletería y packaging. Integró la Asociación Argentina de Promotores Publicitarios y fue editor y director de la revista "Horas de Radio", un mensuario de 10.000 ejemplares que se vendía en todos los kioscos de Capital y GBA. Fue productor y conductor de varios programas radiales en distintas emisoras y columnista. Sus placeres: manejar automóviles; dibujar, escribir y la hacer radio. Tiene 66 años y el auto que maneja en la actualidad es un Chevrolet Corsa Wagon. Trabaja al volante 12 horas diarias.

cware42@gmail.com

CONFESIONES ANTERIORES

1 de febrero. Un barrio que olía a menta

25 de enero. Maniobras ilegales arriba de un taxi

18 de enero. Una mujer que hizo del desnudo una obra de arte

11 de enero. Cuando los españoles homenajearon a los argentinos

4 de enero. A la caza de curiosidades porteñas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?