La importancia de la voz en off

Arturo Cuadrado habla de su pasión y cuenta algunos secretos de su trabajo
(0)
15 de febrero de 2010  

Tiene 37 años y, por su singular y potente caudal de voz, Arturo Cuadrado, correntino recibido de locutor en el Cosal, se dedica desde hace 15 años a ser la voz de distintas publicidades de radio, TV, documentales, firmas internacionales y hasta de campañas presidenciales

-¿Cuándo empezaste a ejercer esta profesión?

-Arranqué en Bella Vista mi ciudad natal, en Corrientes, con la primera radio que se abrió allá. Tenía 15 años, y me enamoré de lo que genera, de lo que se siente hacer radio y de lo que significa para la gente del lugar. Luego viajé a Buenos Aires, estudié y me recibí de locutor; el primer trabajo que conseguí fue publicitario: participé en un comercial sin ser locutor matriculado, como actor. Después continué haciendo voces a dibujos animados y así fue como empecé a decidirme a hacer off y a encontrarle el sentido a esto de "más allá de las palabras, el cómo decirlo".

A quien hace aire en vivo, a quienes les interesa mucho la palabra y los sentidos, en cambio, yo buscaba cómo decir esta palabra de cinco o diez maneras diferentes. Eso se volvió un desafío interesante, tanto para identificar a una radio, por ser su voz institucional, como identificando a un producto en un comercial. El desafío era encontrar un sonido que fuese particular de cada marca.

-¿Ahora sos la voz identificatoria de La Red?

-Sí, y por eso me volví a conectar con la AM. Conozco las FM. Empecé en Energy, la primera radio dance (después de la Z95). Luego, en Radio Uno, Radio Show, con Marcelo Tinelli; hice Feeling, con Diego Romay. El off tiene mucho trabajo de edición. Todo el tiempo vamos de la mano de los editores. Para el primer comercial que recuerdo, yo tenía 22 años. Era una publicidad de EG3, la petrolera que apareció cuando se fusionaron Isaura, Astra y Puma. Luego llegó Banco Francés, y con LA NACION lo hago desde hace once años. ¿Sabés qué da mucho placer? Estar al lado de los procesos de cambio de una marca.

-Fuiste la voz de Radio Del Plata, cuando la compró Tinelli.

-Acompañé ese lanzamiento, así como el de C5N. También soy la voz del programa de historia Algo habrán hecho , y hago todas las aperturas de ShowMatch . Con Agulla y Bachetti, realicé la campaña presidencial de De la Rúa, que fue una buena campaña?

-¿Cuánto hace que vivís de esto?

-Quince años. Siempre creí que podía hacer de mi profesión una empresa, y lo logré. Tengo una pequeña productora. Yo siempre digo que el toque que les damos nosotros a los comerciales y las frases de radio son como la frutilla del postre: un detalle pequeño que marca la diferencia.

-¿Nunca te ofrecieron la conducción radial?

-Es una materia pendiente. En los últimos años, tomó mucha importancia el locutor en off de los programas de tele, que es casi como un coconductor, el que está detrás de cámara con el micrófono y habla. Los directores de cine publicitario tratan a sus 30 o 45 segundos de comercial como si fuera un largometraje. Quieren buscar esa cosa perfecta de la palabra, el silencio, la coma, el punto. A veces tomo el guión cuando llego al estudio, y son cuatro palabras, y grabarlas lleva varias horas. Recuerdo publicidades de Pepsi, Fate, McDonald´s, Raid; yo decía eso de "Raid los mata bien muertos".

-¿Y en televisión?

-Hice la apertura de ShowMatch , el año pasado, y "Gran Cuñado"; ahí fui la voz del confesionario de los políticos. Muy gracioso, porque no había libreto y había que decir textos para que ellos sacaran elementos para cada personaje.

-¿También das clases?

-Sí; intento transmitir que los buenos comerciales se recuerdan completos; en cambio, en otros, la gente se acuerda del comercial pero no de la marca. Yo propongo el juego que es tirar el remate de la publicidad y que los chicos digan la marca.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.