Suscriptor digital

El holandés errante que halló su norte

Jasper Wegman vino como turista, pero se quedó a ayudar y juntó en Europa fondos para una escuela
(0)
22 de febrero de 2010  

El holandés errante es tal vez una de las más famosas leyendas de mar; cuenta la historia de un capitán de barco de esa nacionalidad condenado a navegar por los océanos eternamente.

Jasper Wegman es holandés, pero, a diferencia de la leyenda, recaló en la Argentina luego de viajar por América del Sur y Africa. Desde entonces, y a través de la fundación Che Amigo, que él mismo fundó hace tres años, colabora con proyectos educativos en el país.

"Comencé viajando, pero quise conocer a las verdaderas personas que vivían aquí y no sólo seguir un circuito turístico", comenta Wegman. Así, con el conocimiento adquirido visitando Salta, Jujuy, Misiones y la Patagonia, este holandés conoció El Alfarcito, en Rosario de Lerma, Salta. Y durante dos años organizó en Amsterdam eventos para recaudar fondos: a través de maratones y fiestas recaudó 50.000 euros, que en parte hicieron posible la construcción del primer colegio secundario y albergue de montaña en El Alfarcito. En marzo comenzarán allí por primera vez las clases unos 160 alumnos, provenientes de 18 escuelas primarias de los cerros. Esto les permitirá, entonces, continuar su educación y evitar el desarraigo.

Ayudar al cambio

"No voy a cambiar el mundo, pero sí puedo contribuir", sostiene Wegman, quien en alianza con la Red de Comunidades Rurales, fundación que tiene como misión articular esfuerzos y movilizar recursos para acompañar el desarrollo de los pobladores rurales, va en busca de un nuevo desafío: construir un albergue para los chicos de La Unión, Salta, que deben desplazarse hasta 38 kilómetros para asistir a clases.

Con su casa en venta, y un nuevo emprendimiento laboral que lo dejará establecerse en Buenos Aires definitivamente, Wegman sigue buscando formas de aplicar lo que sabe, para ayudar a mitigar la pobreza en nuestro país. De sus múltiples viajes y tareas como voluntario con diferentes organizaciones, rescata que "ver las cosas en pequeña escala funciona. Hay mucha buena voluntad y compromiso. Ver que 70 personas se acercan a una escuela a más de tres mil metros de altura para pintarla es muy esperanzador", concluye Wegman.

La mejor manera de contactarse con Wegman es vía e-mail: info@cheamigo.nl.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?