Suscriptor digital

Menem volvió a instalar la reelección

Estrategia: según sus hombres más cercanos, lo hizo para conservar el poder en el PJ y desgastar a los precandidatos.
(0)
9 de enero de 1999  

El presidente Carlos Menem instaló otra vez su "re-reelección" porque está convencido de que ésta es la única estrategia que le permitirá conservar el poder en el peronismo, desgastar a los precandidatos presidenciales del PJy retrasar la definición de su posible sucesor.

Esta jugada fue diseñada entre los hombres más cercanos al Presidente y fue confiada a La Nación por uno de los operadores políticos con mayor peso en el PJ y confirmada por dos menemistas acérrimos.

Por eso, Menem confesó ayer que está dispuesto a competir en las elecciones internas del peronismo si se reforma la Constitución y queda habilitado para acceder a un tercer mandato consecutivo.

El primer gesto para reflotar la "re-reelección" será instalar 10 mil mesas de debate en la costa atlántica para que la gente opine sobre la posible postulación de Menem para las próximas elecciones presidenciales.

Con el tácito apoyo del Presidente, Adelina Dalesio de Viola, el ex ministro de Justicia Rodolfo Barra, el sindicalista petrolero Antonio Cassia, Alberto Lestelle y Roberto Fernández lanzarán la campaña "Menem 99" el viernes próximo en Mar del Plata.

Lestelle aseguró a sus colaboradores que le informó a Menem de la jugada reeleccionista en Mar del Plata y el Presidente lo habría dejado avanzar mientras decidió hacer declaraciones públicas.

"¿A quién no le gustaría competir?", se lamentó ayer el Presidente porque la Constitución le prohíbe aspirar a otros cuatro años consecutivos en el poder. Esta confesión ocurrió a menos de seis meses de que desistió en público, el 21 de julio último, de impulsar su "re-reelección".

El mensaje presidencial apuntó a Eduardo Duhalde y a Ramón Ortega y volvió a complicar la sucesión de Menem en el peronismo, en la que también se anotó, aunque todavía no hizo su anuncio formal, el senador Carlos Reutemann (PJ-Santa Fe).

Esto también puso en peligro la cumbre de Chapadmalal, prevista para el 17 próximo, en la que Menem y los 14 gobernadores peronistas iban a fijar las reglas de las elecciones para elegir el candidato presidencial del PJ.

En su afán de protagonizar el escenario político, el Presidente advirtió, en declaraciones a Radio Mitre, que "con toda seguridad" buscaría su tercer mandato consecutivo si se reformara la Constitución.

Sensación personal

Esta revelación era temida en las últimas horas por varios gobernadores justicialistas, entre ellos el entrerriano Jorge Busti, quien le confesó antenoche al ministro del Interior, Carlos Corach, que los mandatarios provinciales estaban "alarmados" por la incertidumbre que despierta el proyecto de "re-reelección".

El propio Reutemann señaló ayer que al Presidente "le gustaría tener la chance" de acceder a un tercer mandato consecutivo. El enigmático ex corredor de Fórmula Uno, quien adelantó a La Nación anteayer que él es el mejor candidato del PJ, cree que el Presidente "haría el intento" por buscar otro mandato.

Reutemann aclaró que ésa fue la "sensación personal" que le quedó luego de la reunión que mantuvo con Menem, el domingo último, en la residencia presidencial de Olivos.

El dirigente santafecino volverá a conversar con el Presidente, cuando éste regrese de los Estados Unidos, para definir su precandidatura presidencial, a fines de la semana próxima. Reutemann había pedido a Menem garantías de que sepultaría la "re-reelección" y el apoyo de los gobernadores del PJ para lanzar su postulación.

El ex gobernador cree que con esas condiciones podrá derrotar a Duhalde y a Ortega en los comicios internos para elegir al candidato presidencial, previstos para el 11 de abril próximo.

"Yo estoy inhabilitado (para competir por un tercer mandato consecutivo) y no sé si la expresión inhabilitación se compadece o es sinónimo de proscripción, pero estoy inhabilitado constitucionalmente. El único argentino inhabilitado por la Constitución soy yo", advirtió ayer por la mañana el Presidente.

Con esas palabras puso en marcha la estrategia de alentar el fantasma reeleccionista con el único objetivo de conservar el poder en el peronismo y desgatar a Duhalde, su principal adversario interno, y a Ortega. Incluso buscó restarle categoría a la precandidatura de Reutemann.

Lo hizo porque el Presidente considera que él es el "mejor candidato" del PJ, aunque su pretensión esté vedada por la Constitución, y que ningún justicialista -como lo hizo Reutemann- puede arrogarse la condición de postulante más destacado.

En lo formal, las declaraciones de Menem sirvieron para sepultar la estrategia de forzar un fallo de la Corte Suprema de Justicia para obtener la reelección, alternativa que el menemismo había desarrollado hasta mediados del año último.

Menem rechazó la vía judicial y destacó: "Dije en varias oportunidades que si no hay reforma de la Constitución es prácticamente imposible que asuma esa responsabilidad (volver a ser candidato presidencial)".

Cada vez que el Presidente es consultado sobre su virtual "re-reelección" saca a relucir el impedimento constitucional. Lo que nunca hizo, hasta ahora, fue frenar las maniobras y operaciones políticas en favor de su reelección que sus adláteres alientan.

Desconfianza

Por eso, el secretario general de la Presidencia, Alberto Kohan, no se cansa de repetir que Menem es "el mejor candidato del PJ", con lo que sugiere que el peronismo deberá buscar un postulante "muleto".

Desde Pinamar, Duhalde no quiso opinar sobre la embestida de Menem. El gobernador siempre desconfió de las verdaderas pretensiones del Presidente. En más de una oportunidad, contó a sus hombres de confianza la misma anécdota: "Antes de firmar el pacto de Olivos, nos juntábamos y me decía: ÔEduardo, vos pensás que yo quiero la reelección. No es así, créeme".

Duhalde nunca le creyó. Ahora desconfía porque, aunque cree que Menem lo hace para retener el poder en el PJ, está convencido de que hará lo posible para frustrar, como en 1995, su posibilidad de ser candidato.

La palabra del jefe del Estado

  • "No aspiro a otra reelección, aunque es una lástima que no pueda ser candidato. Pero ya es mucho, diez años son muchos." (5/8/1996).
  • "Yo estoy totalmente excluido. No hay fundamentos ni razones para una segunda reelección." (18/12/1997).
  • "Rechazo firmemente las especulaciones referidas a mi supuesto afán por presentarme en 1999 para un nuevo período presidencial. No tengo opción, la Constitución, taxativamente, no me permite un tercer mandato." (1 6/2/1998) .
  • "Hablaré con los congresales y les voy a solicitar que me digan qué es lo que hay que hacer para poder presentarme como candidato, no seguir proscripto y competir en 1999. El único que no puede hacerlo soy yo, ¿por qué tan sólo a mí?" (15/7/1998).
  • "He decidido excluirme de cualquier curso de acción que conlleve la posibilidad de competir en 1999. Este presidente dejará el poder indefectiblemente el 10 de diciembre de 1999." (21/7/1998).
  • "No se trata de una renuncia, sino de la autoexclusión. Se renuncia a algo que ya se tiene. Yo no era candidato a nada. Simplemente había gente que impulsó esta posibilidad. En ningún momento dije que aceptaba esta candidatura. Siempre hice referencia a la decisión de respetar la Constitución." (29/7/1998).
  • "¿A quién no le gustaría (postularse para las elecciones generales de octubre próximo)? Pero, si no hay reforma de la Constitución, es prácticamente imposible." (8/1/1999).
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?