Murió Felipe Sapag, ex gobernador de Neuquén

Fundó el MPN y fue un destacado líder
(0)
16 de marzo de 2010  

NEUQUEN.- Felipe Sapag, el hombre que gobernó en cinco oportunidades esta provincia desde un poderoso partido provincial que había ayudado a fundar hace casi cinco décadas, murió anteayer por la noche, a los 93 años, tras padecer una larga enfermedad.

"El está en paz con sus hijos, con sus padres, con sus hermanos, los tres hermanos varones que lo precedieron en este camino que es un camino de la vida", declaró ayer el gobernador Jorge Sapag, sobrino del fallecido ex mandatario.

"Esto no es un velorio, es una despedida", dijo Luis Sapag, hijo de Felipe y primo del gobernador.

Sapag era integrante de una familia que, con el peronismo proscripto, impulsó la formación del Movimiento Popular Neuquino (MPN), una fuerza política del interior del país, aún vigente.

Con sus gobiernos contribuyó a edificar una sólida estructura de poder político que gravitó en la región y en la política nacional.

El MPN es un partido que, a pesar de sus luchas internas, nunca perdió una elección para gobernador desde principios de la década del 60.

También tuvo incidencia en debates cruciales para el futuro de la Nación, como la reforma sindical que el ex presidente Raúl Alfonsín no pudo llevar a la práctica porque los dos senadores del MPN no la respaldaron. Fue el recordado proyecto de ley Mucci, denominado así por su inspirador, el ex ministro de Trabajo Antonio Mucci.

Sapag se casó con Estela Romeo y tuvo cuatro hijos. Sólo dos viven, Silvia y Luis, mientras que Enrique y Ricardo fueron víctimas de la última dictadura militar. Cuando los asesinaron en Buenos Aires, en 1977, Ricardo tenía 24 años y Enrique, 19.

Sapag nació en Zapala el 14 de febrero de 1917. Su primer cargo electivo fue en 1951, cuando lo eligieron presidente del Consejo Municipal de Cutral Co, por el Partido Peronista. En 1961 fundó, junto a otros dirigentes, en la ciudad de Zapala, el MPN. En 1962 fue elegido gobernador, pero no pudo asumir porque el gobierno de Arturo Frondizi fue destituido por un golpe militar.

En 1963 volvió a presentarse para gobernador y ganó, pero no pudo completar su mandato porque otro gobierno militar, el de Juan Carlos Onganía, destituyó en 1966 al gobierno de Arturo Illia.

La intervención

Cuatro años después, el propio Onganía le ofreció a Sapag la intervención de la provincia. El ex gobernador aceptó el cargo y lo ejerció hasta 1972.

En las elecciones de 1973 se presentó y venció al peronismo, pero una vez más el mandato quedó inconcluso en 1976, por otro golpe militar.

La cuarta gestión fue la primera que pudo completar, entre 1983 y 1987, y su último gobierno lo ejerció entre 1995 y 1999. En el medio, el MPN vivió uno de los mayores períodos de interna entre el sapagismo y el sobischismo. Aquellas peleas aún dejaron marcas.

Los restos del líder político fueron velados ayer en su casa. Por allí desfilaron funcionarios, dirigentes de todos los partidos, militantes y vecinos.

Al costado del féretro colgaban dos cuadros con las fotografías de sus hijos muertos, militantes de la Juventud Peronista. En medio estaba la imagen de Jesús crucificado.

Su principal rival interno, el ex gobernador Jorge Sobisch, llegó a la casa y dijo a la prensa: "Simplemente vine a despedir a un gran hombre". En el lugar estuvo menos de diez minutos.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner envió una corona, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, pasó personalmente a darle el último adiós al líder del MPN.

Los restos de Sapag fueron trasladados ayer al Cementerio Central de esta ciudad, donde quedarán alojados en el panteón familiar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?