La estabilidad elevó a Francia hacia la gloria

Pese al asedio de los ingleses, les Bleus lograron el título y el Grand Slam al imponerse por 12-10; Escocia frustró a Irlanda y Gales derrotó a Italia
(0)
20 de marzo de 2010  

Había recuperado la corona –no se consagraba desde el doblete en 2006 y en 2007– antes de aparecer en un abarrotado Stade de France, pues la resonante victoria de Escocia en Dublín (23-20) impidió que el escolta Irlanda se aferrara a la ilusión de un milagro. De todas maneras, Francia padeció el espíritu guerrero de Inglaterra y necesitó de su máxima lucidez para no claudicar en el deseo de cerrar el torneo en condición de invicto, logro que le permitiría llevarse también el honorífico Grand Slam. Y lo logró. Con agonía, pero fundamentalmente porque una vez más les Bleus expusieron su disciplina para escapar de la adversidad e imponerse por 12-10. Frente a 80.066 efusivos fanáticos (récord de afluencia), los dirigidos por Marc Lièvremont completaron una gran campaña con su título N° 25 y el noveno Grand Slam, logro que no obtenían desde 2004.

Los Hombres de la Rosa tuvieron la mejor producción del año y asumieron fugazmente el control en el arranque. François Trinh-Duc abrió el marcador con un drop, pero un minuto después los británicos se pusieron en ventaja con la anotación de Ben Foden –conversión de Toby Flood–. El golpe no desestabilizó a los franceses, que respondieron con el certero Morgan Parra, autor de tres penales consecutivos (12-7). El fervor de los ingleses les permitió aproximarse con la puntería de Jonny Wilkinson –estaba como suplente e ingresó en la segunda parte–, en el único penal que les concedió el árbitro Bryce Lawrence. Pero la consistencia gala nunca cedió.

El otro hecho sobresaliente de la clausura tuvo a los escoceses como protagonistas, que pudieron salir de perdedores al doblegar a los Irish por primera vez en el emblemático Croke Park, con un penal de Dan Parks –autor de 18 puntos– en el último minuto (23-20). Los del Cardo impidieron que su rival, último campeón, se adjudicará la Triple Corona. En Cardiff, Gales completó su decepcionante participación con un tranquilo éxito frente a Italia por 33-10.

  • Los campeones se llevaron un premio suculento

    Además de la satisfacción que representa la consagración, una decena de rugbiers franceses –los que estuvieron en los cinco tests– obtuvo un bono máximo por el logro de 75.700 euros (103.000 dólares).
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.