Una nueva mirada sobre el arte pop argentino en Fundación OSDE

La muestra ofrece un conjunto de obras originales y reconstrucciones del movimiento de los años 60
(0)
22 de marzo de 2010  

Un arte joven, efímero, vital, que recurrió a los medios de comunicación y a la moda para expandir los límites del arte. Se trata del movimiento pop argentino, que supo apropiarse de la cultura popular local para producir obras y propuestas artísticas que hoy son parte ineludible de la historia.

La muestra "La consagración de la primavera", que hasta el 15 de mayo se puede ver en la Fundación OSDE (Suipacha 658, 1°), reúne un imperdible conjunto de obras originales y de reconstrucciones de los principales integrantes de este movimiento que surgió en los primeros años de la década del 60.

Así, desfilan los nombres de Dalila Puzzovio, Charlie Squirru, Delia Cancela, Pablo Mesejean; Marta Minujín, Edgardo Giménez, Juan Stoppani, Alfredo Rodríguez Arias, Eduardo Costa, entre otros, quienes propusieron también la mutua cooperación entre el cine, el teatro, la música y las artes visuales.

Una de las ideas básicas de la exposición es que el pop no fue un movimiento light . "Hay un uso del cuerpo como arte y temas nuevos. Hay mucha actitud de romper prejuicios. Por ejemplo, plantear que la moda puede ser parte del arte era novedoso para entonces", comentó a LA NACION María José Herrera, curadora de la muestra.

Los artistas pop, además, recurrieron al humor, a la ironía, al exceso del kitsch , y expresaron su espíritu lúdico y libre en happenings y ambientaciones, a la vez que elevaron el objeto a la categoría de arte.

Así lo atestiguan los yesos ortopédicos de Puzzovio; los colchones multicolores de Minujín; los pianos de cola de pluma o de cartón de Stoppani, y las esculturas con objetos encontrados, como la Mamouschka operada, de Giménez (ese híbrido entre pájaro e insecto).

Doña Petrona y el lunfardo

¿Qué distingue al pop argentino del de Europa o Estados Unidos? "La apropiación de imágenes de la cultura popular argentina. Así, aparecen Doña Petrona, las publicidades de la época, el uso del lunfardo, las telenovelas, que son todos elementos y lenguajes que el pop tomaba para llevarlos al contexto del arte", respondió Herrera.

La muestra incluye trabajos que se presentaron en exposiciones hoy emblemáticas, como La muerte , en 1964, en la galería Lirolay, y el premio Di Tella del 66. Este último premio marcó el lanzamiento institucional del arte pop, ya que entre los jurados del exterior estuvo Lawrence Alloway, mentor del pop inglés y estadounidense.

Los artistas pop no desestimaron el soporte del cuadro, pero sus pinturas tienen las marcas de sus propuestas, como se ve en el tríptico de Cancela y Mesejean donde se representan a jóvenes parejas de la época en un espacio primaveral, en el que predominan los azules, amarillos y rosados. O en el autorretrato de Puzzovio, también de grandes dimensiones, que alude a los afiches de cine, y cuyo marco está rodeado de lamparitas que semejan los espejos de los camarines.

El pop buscaba que el público participara de las propuestas. Y, en esta exhibición, también los visitantes tendrán esta oportunidad, por ejemplo, con la ambientación Love and Life, a la que podrán ingresar y ver de distintos colores según el anteojo que elijan.

Así, el pop nos recuerda, medio siglo después, que si hay algo que caracteriza a la vida es el movimiento, la diversidad y el anhelo de un mundo más feliz.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?