Los desafíos de sortear la censura on line en China

Los usuarios de Internet del gigante asiático descubren alternativas, tales como sistemas P2P o código fuente abierto, para desafiar el complejo mecanismo impuesto por el gobierno parar regular la Red
(0)
29 de marzo de 2010  • 14:06

Weiliang Nie

BBC

Para llevar a cabo la vigilancia de Internet, China emplea la que es considerada por muchos como la más formidable máquina de censura del mundo. Pero mientras más chinos están online, más y más usuarios también entienden lo que es saltar sobre el gubernamental "Gran Firewall de China" .

El sistema de firewall -diseñado para bloquear accesos no autorizados- del país es complejo y tiene varias capas, dice Isaac Mao, uno de los primeros bloggers de China.

"La primera capa es técnica. El gobierno ha invertido mucho para construir infraestructura para filtrar, controlar y bloquear sitios web y ver cómo la gente se comunica", asegura.

"La segunda capa es la "capa social". Despliega mucha gente para vigilar y seguir las actividades online de las personas".

"La parte más importante es la tercera capa. La llamo la "capa psicológica". Debido a los ajustes técnicos y a la policía online, los usuarios de Internet se han auto-censurado más, temerosos de ser seguidos", agrega.

Listas negras

El impacto de la censura se siente profundamente por los usuarios de Internet en China, incluso afectando los resultados de las búsquedas diarias online, dice Dean Peng, un comentarista y columnista independiente en Pekín.

"Cada día que busco algo que puede ser considerado como sensible por las autoridades, encuentro dificultades. El motor de búsqueda dice que los resultados que estoy buscando no van a aparecer debido a leyes locales y regulaciones", explica.

Temas considerados como sensibles incluyen todo lo que tenga que ver con "Charter 08", una campaña online para las reformas democráticas lanzada por el disidente Liu Xiaobo , quien desde entonces ha sido encarcelado.

Otros temas incluyen los nombres de líderes políticos, grupos religiosos prohibidos -como Falun Gong-, la inquieta provincia de Xinjiang y sus uigures, indica Peng.

"Y las listas negras cambian de tanto en tanto", agrega.

Situaciones absurdas

A veces, la censura puede generar verdaderos absurdos, de acuerdo a Mao. De esta forma, una inocente canción infantil llamada "I love Beijing´s Tiananmen" (Yo amo Tiananmen de Pekín), puede ser víctima de los censores, explica.

"Inicialmente bloquearon la palabra Tiananmen porque estaba asociada con la represión en Tiananmen 20 años atrás. Luego bloquearon la palabra Pekín porque muchas cosas pasan en Pekín".

"El gobierno también reinició la campaña contra la pornografía en la Red el año pasado, entonces "Yo amo" también se convirtió en una palabra clave sensible", agrega.

Las razones

En China hay listas negras de términos que si son buscados en Internet, no arrojan resultados.

De acuerdo a Willy Lam, ex editor sobre China del diario South China Morning Post -con sede en Hong Kong-, China tiene todas las razones para controlar Internet.

"Es bastante obvio mirando desde el exterior o desde la perspectiva occidental que el régimen del Partido Comunista es bastante estable. Sin embargo, la situación política y social en China es potencialmente inestable", señala.

Hay un estimado de 100.000 casos de masivos incidentes -motines y disturbios- cada año, dice Lam.

Y la brecha entre ricos y pobres se está ampliando, lo que resulta en una "severa situación de antagonismo de clase entre los flamantes ricos emprendedores y los líderes del partido, por una parte, y los llamados sectores en desventaja, los campesiones y trabajadores migrantes, por otra", explica.

"La construcción del llamado "Gran Firewall de China" es un ataque preventivo contra la posibilidad de un empeoramiento de los factores desestabilizadores, particularmente teniendo en cuenta la sospecha de Pekín de que hay las llamadas organizaciones anti China en Occidente, en Estados Unidos en particular, que quieren explotar estos potenciales factores desestabilizadores en el gigante asiático para generarle problemas al régimen", explica.

Saltar el muro

Pero el "muro de fuego" no es irrompible, al menos para algunos usuarios de Internet chinos.

"Apenas dos años atrás, sólo 5 por ciento de los usuarios de Internet en China sabían que el gobierno censuraba la Red", dice Mao, uno de los primeros bloggers del país.

"Pero ahora, la información fluye más rápido y más rápido y la gente trata de usar diferentes herramientas para divulgar la información entre las redes sociales", agrega.

"Entonces, de forma aproximada, estimo que el 20 por ciento de los usuarios chinos de Internet ahora entienden lo que "Fan Qiang" ("eludir el firewall") significa, y también tienen una fuerte determinación de hacerlo", asegura Isaac Mao, uno de los primeros bloggers en China

"Hay una minoría de usuarios que pueden usar tecnología para evitar la censura. No más del 1 o 2 por ciento. Más usuarios -alrededor del 18 por ciento- se han convertido en consumidores de segunda mano de la información que proviene de esos usuarios experimentados", explica.

"Entonces, de forma aproximada, estimo que el 20 por ciento de los usuarios de Internet en China ahora entienden lo que "Fan Qiang" ("eludir el firewall") significa, y también tienen una fuerte determinación de hacerlo", asegura.

Y cita la disponibilidad del software libre, de código abierto, y peer-to-peer (P2P, red de pares), como Tor.

"Todos pueden usarlo. Si uno puede pagar un poco de dinero, puede obtener una cuenta de red privada virtual (VPN) y tener una conexión más rápida a Internet", señala el blogger.

De acuerdo a los usuarios de Internet en China, se puede descargar el software P2P del sitio de Tor. Sin embargo, el sitio fue bloqueado en el país.

No obstante, más y más "sitios espejo" -copias exactas- están emergiendo.

"Pueden bloquear uno. Quizá cinco aparezcan mañana", dice Mao.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.