Suscriptor digital

Conmueve a Santa Fe el crimen de una víctima de la represión

Silvia Suppo había declarado en un juicio emblemático; buscan a dos sospechosos
(0)
31 de marzo de 2010  

SANTA FE.- La policía apunta a dos jóvenes de 19 y 22 años como los principales sospechosos del asesinato de Silvia Suppo, comerciante y dirigente social, sobreviviente de hechos de tortura en esta capital, en 1977, y que, gracias a su testimonio, hizo posible las condenas de la causa que envió a la cárcel al ex juez federal Hermes Brusa y a militares acusados por la represión ilegal.

El crimen, cometido en Rafaela, conmueve a la provincia desde anteayer. La policía realizó una serie de allanamientos después de que los investigadores lograran establecer el recorrido de los autores materiales, así como sus identidades, que no trascendieron.

"Hemos establecido las identidades de los responsables del hecho. Además, recuperamos gran parte del botín robado del local de la señora Suppo", explicó uno de los investigadores.

El titular de la Unidad Regional V, con sede en Rafaela, Juan José Mondino, aclaró: "Primero corresponde detener a los autores, analizar móviles y causas, y, a partir de allí, dar pie a la segunda etapa, que es ligarlo o asociarlo a alguna situación en particular".

Mondino reconoció que los investigadores intentan documentar una supuesta prueba sobre algunas declaraciones de Suppo mientras estaba en el hospital, antes de su muerte.

"Allí, la mujer habría mencionado a los profesionales de la salud que la asistían que había sufrido un robo. Sin embargo, eso no está probado y el único elemento para establecer esa hipótesis es la faltante comprobada de joyas de oro y plata del local, por un total de $ 10.000, y efectos personales de la señora", añadió el jefe policial.

Para que no quedaran dudas sobre el camino de los investigadores, se admitió que el mismo lunes, en horas de la noche, los pesquisas allanaron una vivienda ubicada en las afueras de Rafaela, donde secuestraron el celular de Suppo y monedas de colección, que formaban parte de la ambientación del local donde se produjo el ataque.

La actual vicegobernadora de Santa Fe y ex fiscal federal que intervino en las causas por violaciones de los derechos humanos, Griselda Tessio, no descartó que el crimen de Silvia Suppo haya sido obra de un sicario. "Fue un golpe muy fuerte porque su vida es una tragedia y termina como una tragedia", en clara alusión a que, en 1976, la comerciante rafaelina fue secuestrada, luego torturada, violada y, finalmente, obligada a abortar.

Suppo fue atacada en el interior de su negocio, Siempre Cuero, dedicado a la venta de ropas y artesanías. Recibió tres puñaladas, que le causarían la muerte poco después. No obstante, horas después sus familiares aclararon que ella nunca podría haber actuado de esa manera y se perfilaron hacia una investigación por su participación en la Causa Brusa, donde ante el Tribunal Oral Federal relató sus propias vivencias en la entonces Guardia de Infantería Reforzada, o del Area 212, de esta capital.

"Llama poderosamente la atención el ensañamiento de los supuestos ladrones, ya que se comprobó la faltante de elementos del comercio. Sabemos que puede aparecer como robo y ser otra cosa: un sicario, alguien pago", destacó Tessio, que también lamentó que ninguna autoridad de la provincia de Santa Fe hubiera conseguido convencer a Suppo de que se inscribiera en el programa de protección a testigos.

"Si esto es un mensaje contra los testigos para acallarnos, también hay que dar un mensaje: los testigos declaramos antes, ahora y vamos a seguir declarando, a pesar de estas cosas dolorosas y terribles. La memoria de esta compañera amerita que uno siga en esta senda", afirmó Patricia Isasa, que estuvo detenida durante la dictadura junto con Silvia Suppo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?