Suscriptor digital

Perez Companc ahora es dueña de La Paulina

Crecimiento: el grupo se transforma con esta operación en la tercera empresa láctea del país; es su segunda adquisición alimentaria del mes.
(0)
19 de enero de 1999  

Para la familia Perez Companc, este parece ser el año de los grandes negocios en el rubro alimentario.

Con la misma rapidez y sigilo con que cerraron la compra del 60% de Molinos, se quedaron con el 100% de la firma láctea Abolio & Rubio, dueños de la marca La Paulina, el segundo productor de quesos del país.

Su flamante adquisición fue realizada por medio de Molfino Hermanos SA, que, en octubre último, fue adquirida en un 31% de su capital por Perez Companc. El resto de las acciones se reparte entre la familia Molfino, que tiene el manejo de la empresa.

La Paulina fue fundada por las familias Abolio y Rubio, y en 1996 fue adquirida en partes iguales por el fondo de inversión Argentine Venture Partners (AVP), Credit Suisse First Boston, BankBoston, Goldman Sachs, AIG, en US$ 50 millones.

En los últimos cuatro meses, Perez Companc acercó tres ofertas y el miércoles último elevó una última por más de $ 100 millones, suma que AVP, que concentraba el gerenciamiento de la firma vendida, no pudo rechazar. El jueves último, entre Ernesto van Peborgh, Diego Reimundes, de AVP, y Víctor Tausig, de Perez Companc Family Group, cerraron el acuerdo.

Hace ya un tiempo que en el mercado lácteo revoloteaba el rumor de que La Paulina estaba siendo ofertada. Pero en la empresa se cansaron de desmentir la especie.

"Estudiábamos una asociación estratégica, no venta, con un grupo francés. Pero el último acercamiento de Perez Companc fue fulminante", agregó el informante de AVP.

La Paulina cuenta con seis plantas distribuidas en Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba.

Es el segundo productor de quesos del país, detrás de Sancor, con el 5% del mercado nacional, según datos del sector. Su marca más reconocida es La Paulina, para manteca, dulce de leche y leche. Sus quesos utilizan las marcas Senda y Talhuet.

Produce 4000 toneladas de productos lácteos por mes, de las cuales 1500 son de queso.

La firma procesa más de 20 millones de litros de leche por mes, que son comprados en 600 tambos ubicados, principalmente, en la provincia de Córdoba.

La facturación de 1998 fue de $ 107 millones y la estimada para este año es de $ 123 millones.

Perez Companc, en tanto, se sigue posicionando como la empresa número uno del país en alimentos.

Hace diez días, por medio de International Río Holdings, se comprometió a pagar entre $ 376 y $ 396 millones por el 60% de Molinos Río de la Plata.

Ahora, a través de Molfino, sumaron La Paulina, transformándose en el tercer grupo del sector lácteo, con una facturación de $ 200 millones.

El desafío de esta adquisición se plantea en un momento difícil para la industria ante la devaluación de la moneda brasileña. El país limítrofe concentra el 85% del total de las exportaciones argentinas en lácteos. La cifra ronda los $ 370 millones.

Sin embargo, se espera para esta actividad una continuidad en un su crecimiento a un ritmo aproximado del 5% anual hasta el año 2000, proyectando una oferta total cercana a los 10.500 millones de litros de leche por año, según un informe realizado por la Bolsa de Comercio de Córdoba.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?