Suscriptor digital

Oscar Kramer respaldó grandes producciones

Trabajó con directores como Sorín y Babenco
(0)
8 de abril de 2010  

Con la desaparición del productor Oscar Kramer -que murió anteayer, a los 72 años- se cierra una página importante del cine nacional de proyección internacional. Desde 1985, año en que su nombre fue asociado a La historia oficial , de Luis Puenzo, la primera película argentina ganadora del Oscar, su relación con el cine multinacional se hizo fecunda.

Cuatro años más tarde se vincularía con Carlos Sorín, esta vez para la coproducción con Inglaterra de Eterna Sonrisa, New Jersey (1989), con Daniel Day-Lewis, que no tuvo estreno comercial aquí, a la que siguieron Alambrado (1991), de Marco Bechis, y nuevamente con Puenzo La peste (1992). Más tarde llegarían De eso no se habla (1993), de María Luisa Bemberg, con Marcello Mastroianni; Corazón iluminado (1996), donde se vinculó a Héctor Babenco, de quien también produjo -en Brasil- Carandirú (2003) y nuevamente aquí El pasado (2007); El impostor (1996), de Alejandro Maci y Plata quemada (2000), de Marcelo Piñeyro, a quien volvería a respaldar en Kamchatka (2002). En 2004 logró un éxito importante con El perro , de Sorín, a quien dos años después volvió a acompañar en El camino de San Diego . Fue productor, además, de Tiempo de valientes , de Damián Szifrón; de Crónica de una fuga, de Israel Adrián Caetano y actualmente de Los Marziano, de Ana Katz.

En 1997, La lección de tango , de la británica Sally Potter rodada en la Argentina, recibió el Ombú de Oro en el Festival Mar del Plata. El fundador de la empresa Kramer & Sigman Films (hace dos décadas, con su amigo, Hugo Sigman) tenía en carpeta una nueva película de Szifrón, otra de Santiago Amigorena, El eternauta , cuyos derechos había adquirido, y el anunciado proyecto de Walter Salles, con Ricardo Darín como figura central, a rodarse en la Patagonia.

Hoy, las 13.30, se realizará una ceremonia de despedida en el Parque Memorial de Pilar, Panamericana, km. 47, Derqui.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?