El tren del Oeste vuelve a partir

Tras dos décadas fuera del mercado, la banda de Trenque Lauquen vuelve por más
(0)
9 de abril de 2010  

"No sé; no sé lo que quiero. Lo que quiero no existe; sólo toma forma viajando hacia el Este." En plena primavera alfonsinista, La Sobrecarga se presentó como un tren sin frenos viajando hacia el Este, de Trenque Lauquen a Capital Federal. Desde entonces, y durante cinco años, el grupo se instaló como uno de los más modernos de la escena, junto a nombres como Soda Stereo, Virus o Sumo.

"Cuando aprendí a tocar la guitarra, a los 9 años, tuve una profesora, la única que había en Trenque, que me pegaba con un puntero en la mano izquierda cada vez que me equivocaba. Después del primer año, no quise ir más y desde entonces no quise saber nada de notas ni de clases de guitarra. Creo que eso marcó un estilo. «La guitarra tocada para abajo», como dice Fernando, de Catupecu. Era algo muy íntimo que le dio a la banda un estilo. Los chicos me decían: «Vos no aprendas nada; así está bien»", recuerda César Dominici, guitarra, voz y fundador del grupo junto al baterista Gustavo Collado (Guillermo Robles en bajo, Horacio Villafañe ("Gamexane") en guitarra y Pablo Palezza en percusión completaron la primera formación).

Dos discos: Sentidos congelados (1986) y Mentirse y creerse (1987); un ADN musical que incluyó a Peter Hammill, Talking Heads, Brian Eno, Joy Division, The Clash y King Crimson; un reconocimiento de la industria rockera que los escogió como únicos teloneros del concierto de The Cure en el país, en el estadio Ferro Carril Oaeste; un pausa que se alargó más de lo deseado y una decena de reencarnaciones esporádicas a lo largo de quince años, que mantuvieron encendido el fuego lúdico y creativo.

Esta noche, a dos años de una nueva reformulación de La Sobrecarga (con Hernán Firpo en lugar de Robles y Leandro Belizán en teclados), la banda del oeste bonaerense desembarcará, finalmente, en el Teatro de la Cova, Libertador al 13.900, Martínez.

"La banda suena un poco diferente -reconoce Dominici-. Hernán es un bajista más percusivo que melódico, y eso le da otro color. Por eso, estamos muy excitados y con ganas de que este regreso sea más largo. Hay una idea de grabar un EP con canciones nuevas, pero sólo estamos organizando un poco el torbellino que significa volver. Hace mucho que no estamos en el mercado, por decirlo de alguna manera, y en los 80 todo tenía otra energía, se hacía más por la música que por el negocio. Queremos recuperar la inocencia por la música de aquella época. A pesar de todo, creo que en el fondo del túnel hay una luz".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.