Cada vez más gente duerme en la calle

Se duplicó el número desde 2006; según el gobierno porteño, son 1400 personas; se refugian en el ingreso de edificios y de bancos
Pablo Tomino
(0)
19 de abril de 2010  

Duermen en los accesos de grandes edificios, de bancos, de comercios, de hospitales y de organismos públicos. Pasan la noche bajo mantas o apenas sobre cartones, y también son víctimas de la inseguridad.

Cada vez son más los hombres y mujeres que no tienen techo y viven a la intemperie en la Capital: según un relevamiento oficial, la cifra se duplicó en los últimos años. Pasó de 793 personas, en 2006, a 1400 el año pasado. Se trata de casos registrados por el gobierno porteño, pero la realidad parece demostrar que la cantidad es mayor, y que está aumentando.

A la gente que vive en forma permanente en las calles hay que sumarle un importante número de cartoneros que, para no trasladarse diariamente a sus lugares de residencia en el conurbano, pernoctan una o más noches por semana en plazas y parques porteños.

La crisis económica fue, según los funcionarios locales, la principal causa de esta crítica situación, pese a que las cifras del Indec arrojaron que la tasa de pobreza en el segundo semestre de 2009 bajó 2,1 puntos respecto del mismo período de 2008, cuando alcanzó el 15,3 por ciento.

Algunas imágenes recurrentes en la crisis de 2002 aparecen hoy en puntos céntricos de la ciudad, como en las avenidas Santa Fe, 9 de Julio, Corrientes, Córdoba, Pueyrredón, Rivadavia, Alem y Paseo Colón.

De acuerdo con el último informe del Ministerio de Desarrollo Social de la ciudad, el 75% de las 1400 personas que viven en la calle son hombres, y la mayoría tiene entre 40 y 59 años. El 67% está en las zonas del macrocentro y en los barrios de Monserrat, Retiro, Recoleta, Congreso, Almagro, San Cristóbal, Constitución, Barracas y Parque Patricios (ver infografía).

"Ha crecido la pobreza en el país y en la ciudad. Por esa razón, muchas personas migran del interior del país a la Capital en busca de mejores oportunidades. Por ese motivo se ha duplicado la cantidad de gente que vive en la calle más allá de los esfuerzos que hace la ciudad para evitarlo", dijo a LA NACION la ministra de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal.

En una recorrida, se advirtió que la zona del Bajo es una de las más críticas en cuanto al alto número de personas que duermen en las calles de la ciudad. También en los edificios cercanos a la Plaza de Mazo y el Congreso, donde pasan la noche sobre viejos colchones con olor a humedad y a encierro, tapados con diarios y cartones.

En Rivadavia 1682, Andrea, una chica de 17 años que había escapado de su casa por una discusión familiar, se aprestaba a dormir en la puerta de un cine, junto con tres amigos. "Cuando la cosa se complica, me vengo para acá. En mi casa no me quieren ni ver porque ando en cosas raras. Y bueno... acá estoy", decía entre una pitada y otra de su cigarrillo. Después de pedir que no se le tomaran fotos -ninguno de los entrevistados por LA NACION aceptó ese pedido- dijo que en la noche porteña hay mucha inseguridad.

"El viernes pasado, en la plaza, le dieron cuatro puñaladas a un compañero. Fue por una discusión que tuvo con otro de los pibes que paraban enfrente", dijo, y señaló la Plaza del Congreso. Comerciantes de la zona y vecinos reniegan de esta situación, pero hay quienes los ayudan con abrigo y comida.

"Si bien su presencia es un tanto incómoda, porque orinan en los árboles, la culpa no es de ellos y hay que ayudarlos. El gobierno debería estar más presente", dijo Julia, una vecina de Balvanera.

Incidencia de cartoneros

Según el gobierno porteño, la incidencia de los cartoneros sobre el total de "sin techo" es del 12%. Sin embargo, cuando se analiza según los barrios, en Palermo, Belgrano y Constitución representan el 30%. Además, están los cartoneros que residen en el conurbano y pasan la noche en la ciudad para evitar viajar durante la semana. En tanto, el 5% del total de personas en situación de calle pernocta en hospitales y el 2%, en estaciones ferroviarias.

"La gran mayoría de la gente que vive en la calle es del interior; muchos no quieren dejar la calle para irse a los paradores porque en la calle se manejan con sus propias reglas. Nosotros apostamos a 100 asistentes sociales por día en la calle por esta situación", explicó Vidal.

Según pudo comprobar LA NACION, el total de las personas entrevistadas era del interior. La gran mayoría, del conurbano bonaerense, mientras que también había correntinos y un ciudadano peruano, que estaba en busca de una casa y un trabajo. Durante la recorrida, no se advirtió la presencia de asistentes sociales de la ciudad.

"Hace más de tres años que vivo acá. Ya me quisieron sacar unos tipos del gobierno de la ciudad, pero acá estoy bárbaro; no me voy a ir", dijo un hombre que armó su casa de madera y cartón sobre la vereda de una avenida de Almagro. Otros, en cambio, eligen el resguardo de los bajo autopista de la AU 25 de Mayo: por ejemplo, en el cruce con la calle Castro Barros hay una precaria "casa" de cartón, atada con hilos, que hasta tiene sillas y mesas. Allí viven dos adultos y un chico. Una dolorosa imagen que vuelve a ser cada vez más frecuente en la Capital.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.