Suscriptor digital

La academia del fútbol

La historia de UAI Urquiza, el equipo que fusionó una universidad con un club social de manera exitosa: en la primera temporada de la alianza se consagró campeón de la D y ascendió
(0)
22 de abril de 2010  

Por Carlos Beer

De la Redacción de LA NACION

La historia del fútbol argentino está llena de clubes fusionados, gerenciados o cualquier avance en esta dirección. El fútbol argentino, además, está lleno de campeones en todas sus categorías. Pero no hay antecedentes de un equipo que se una con una universidad para un proyecto y que el vínculo termine en una consagración tan sólo un año después.

Un par de años atrás, la UAI (Universidad Abierta Interamericana) empezó a federarse en distintos deportes y se encontró escollos en el fútbol, ya que debía ingresar en la AFA. Los directivos de la entidad educativa tuvieron conversaciones con distintos clubes del ascenso y del interior. No hallaban eco favorable, hasta que en Ferrocarril Urquiza encontraron respuesta positiva e ideas comunes para llevar el proyecto adelante. Hubo voces de disenso por tantos casos similares que terminaron en la nada en nuestro fútbol, pero finalmente, en asamblea general extraordinaria se aprobó el acuerdo.

En agosto pasado se concretó la fusión y a su celeste y blanco original, la camiseta debió agregar el bordó de la universidad. El objetivo era claro: evitar la desafiliación, ya que el club estaba muy comprometido con el descenso. La historia tuvo un final inesperadamente feliz: el título de la categoría más chica de la AFA, por primera vez en la historia del ex Ferrocarril Urquiza, que hoy utiliza como primer nombre las siglas UAI.

Rodolfo De Vincenzi comparte la doble función de ser vicepresidente del club y vicerrector de la Universidad. "Los dirigentes de ambos lados compartimos proyectos y visiones. Llevamos adelante un proyecto pensado desde lo deportivo asociado con lo educativo. Creo que el objetivo es el mismo: generar un ascenso social, en un caso con el deporte y en otro con la educación. Son actividades complementarias desde lo social", explicó De Vincenzi. En este mismo sentido, Sergio Doval, jefe de comunicación del club, agregó: "UAI Urquiza nació como un ambicioso proyecto, sin precedentes en la Argentina. La idea es combinar la excelencia en educación más deporte".

La UAI aporta su patrocinio como las otras empresas que auspician a la entidad de Villa Lynch. El presupuesto ronda unos 40.000 pesos mensuales, muy superador de los que se paga en otros clubes de la primera D. Pero eso no es la diferencia principal según comentaron miembros del plantel y de la dirigencia. El equipo cuenta con un apoyo diferenciado por parte de la universidad, que no lo tienen ni siquiera otras entidades de categorías de la C y hasta de primera B. Entre otros beneficios, realizar los entrenamientos en el campo de deportes de la entidad educativa, y tener equipos interdisciplinarios a su alcance, con médicos y kinesiólogos.

"Esencialmente la clave es que se trata de un proyecto a largo plazo. El cuerpo técnico y los jugadores saben que se trata de un proyecto confiable", explicó De Vincenzi, quien agregó su visión personal al respecto: "Yo compatibilizo la pasión que genera el deporte con lo que aporta mi actividad en una experiencia de gestión. Es la racionalidad llevada a institución deportiva, y eso suma". La comisión directiva combina dirigentes criados en el fútbol con otros que vienen del ámbito educativo.

En lo deportivo, el DT Cristian Aldirico recordó el comienzo de la campaña. "El grupo se formó con jugadores audaces que vinieron a un club que estaba mal en el promedio y tenía malos antecedentes", dijo en relación con las seis desafiliaciones que tuvo Ferrocarril Urquiza en su historia, y que estaba cerca de otra porque, aún campeón, terminó penúltimo en los promedios. Y agregó: "Terminamos con el mito que dice que en este categoría sólo pateando para adelante y tirando centros de todos lados se puede ganar. Nosotros jugamos al fútbol".

Un club y su útil función social. Una universidad como eslabón clave en la vida de una sociedad. Juntos, una fusión exitosa que dio cátedra en la primera D.

  • Un beneficio para los jugadores: becas educativas

    Una parte de la fusión entre el club Urquiza y la UAI establece que los jugadores que estén interesados en cursar alguna carrera tiene a disposición una beca en la universidad. Son cinco los futbolistas que hoy juegan en el equipo y estudian en la universidad.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?