Un recorrido por las devastadas entrañas del rompehielos Irízar

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
LA NACION presenció los avances de una reconstrucción que cuesta 326 millones de pesos
(0)
11 de mayo de 2010  

El rompehielos Irízar navegará nuevamente en noviembre de 2011. Así lo estiman los funcionarios del astillero Tandanor, donde es reparado el buque emblema de los intereses argentinos en la Antártida.

El 11 de abril de 2007 el navío se incendió por una falla en los generadores. Mar adentro, a 260 kilómetros de Puerto Madryn, 241 tripulantes y pasajeros fueron rescatados. No hubo víctimas. Pero el barco quedó inutilizado. En un momento se pensó más en dejarlo como chatarra que en revivirlo. Se buscaron alternativas hasta que la decisión del Ministerio de Defensa fue recuperar el buque de la Armada y modernizar sus sistemas. En noviembre del año pasado, finalmente, el Irízar ingresó en Tandanor, en el puerto de Buenos Aires.

Según comprobó LA NACION en una recorrida, hoy se trabaja sobre sus estructuras. El casco no fue afectado por las llamas, que doblaron las estructuras metálicas del interior. Esos hierros expandidos anormalmente pueden observarse durante las tareas de desmantelamiento. Dan una dimensión de lo ocurrido. Se cumplieron seis de las diez etapas previstas para quitar el material dañado. Al finalizar el proyecto habrán sido removidas 770 toneladas de hierro. El 30% más de lo que se estimó al comenzar la labor, informó el ingeniero Martín Canevaro, a cargo del proyecto. Hasta el momento, se avanzó en el 25 por ciento de los trabajos de ingeniería básica y de detalle; el 50 por ciento en las tareas de desguace, y el 40 por ciento en la compra de sistemas de propulsión y de generación eléctrica.

El presupuesto para la reparación del Irízar es de 326 millones de pesos. La primera propuesta de arreglo superaba los 500 millones de pesos. "El anteproyecto fue pedido a la empresa STX, ex Aker, por su experiencia en el rubro y tasó la recuperación y modernización del rompehielos en 97 millones de euros, con un plazo de 30 meses. El precio y la forma de pagos eran inaceptables, por lo que se decidió realizar aquí los trabajos", explicó Mario Fadel, presidente de Tandanor.

Otros cinco buques cargueros, con banderas de Chile, Brasil y Alemania, son reparados en ese astillero recuperado para formar un polo de industria naval con el vecino Almirante Storni. Son 540 operarios los que trabajan en Tandanor, con otros 700 que actúan como subcontratistas de acuerdo con el volumen de tareas demandadas. "El Irízar será nuestra graduación", dijo Fadel.

Nuevas misiones

Aquellos que trazan los planos del proyecto indicaron que el Irízar conservará su fisonomía característica, con esa torre de 42 metros cuyas cubiertas forman la postal típica del buque de la Armada. Por dentro los cambios serán muchos, afirmaron en Tandanor. Es que una de las particularidades de la modernización del rompehielos tiene que ver con una modificación de funciones: se apostará a convertirlo en un soporte de logística para tareas científicas, más que su tradicional uso como abastecedor de bases antárticas.

Cumplirá, sí, la tarea como sostén vital de la base Belgrano II, la más cercana al Polo Sur y la de más difícil acceso para buques de menor porte. Pero está decidido que la Argentina contará en un futuro inmediato con un buque polar propio para la misión de traslado de cargas anuales. Tal como ahora se realiza con el navío ruso alquilado tras el siniestro en el Irízar. El rompehielos hará funciones de transporte, pero se alistará para misiones de otras características.

Por eso en el plan de modernización está previsto aumentar las zonas destinadas a laboratorios. De 30 metros cuadrados se pasará a más de 400 metros cuadrados dispuestos con ese objetivo. También se incrementará la capacidad de transporte de personal, con comodidades para 313 militares y científicos cuando vuelva al mar, en noviembre de 2011.

El puente de mando será modificado y se instalarán nuevos motores adquiridos en Alemania. "El Irízar tenía motores de la década del 70 y ahora contará con modelos 2009, eso ya es una diferencia", comentó Fadel.

Entre hierros retorcidos y cubiertas que ya no existen, el corazón del Irízar quiere revivir.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?