0

Venezuela: otra comisión en la mira

Los exportadores de maquinaria agrícola debían pagarle a la cámara que los agrupa el 1% de sus ventas
0
11 de mayo de 2010  

La Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), que eligió a la intermediaria que cobró los presuntos sobornos a las empresas que exportaron a Venezuela, hizo fortunas con estas ventas. Cobraba "el uno por ciento de lo que dejaba cada fabricante que exportaba": más de tres millones de dólares, calculan en la Justicia.

El presidente de la Cafma, José María Alustiza, declaró el viernes pasado en Tribunales. Contó que su Cámara eligió a Palmat como intermediaria porque le pareció lo más conveniente para lidiar con la "burocracia" venezolana y defendió que se le hubieran pagado comisiones del 15%. Pero en su declaración reveló, además, la existencia de este uno por ciento más que debían desembolsar los vendedores.

"No estaba previsto en ningún contrato, fue una decisión interna de todos los industriales que iban a participar de la exportación", explicó Alustiza. Dijo también que hay empresas que "no lo pagaron y lo deben", pero advirtió que "era un aporte voluntario".

¿A qué se destinaba ese dinero? "Había que hacer frente a los gastos generados con la exportación, como hoteles, abogados", declaró.

Los investigadores buscan determinar ahora qué sentido tenía pagar esta nueva comisión cuando los exportadores abonaban ya el 15 por ciento a Palmat, que tenía oficinas en Venezuela y Buenos Aires, para que -de acuerdo con los documentos- se ocupara de todas las gestiones vinculadas con la operación.

También quieren saber cómo se fijó este uno por ciento. A pedido del fiscal Gerardo Pollicita, el juez Julián Ercolini acaba de pedirle a la Cámara copia de "la totalidad de las actas de directorio desde el 1° de enero de 2005 hasta la fecha".

La Cafma tuvo un rol clave en las exportaciones a Venezuela. Sólo las empresas asociadas a ella podían participar del negocio porque así se estableció en un convenio -que pudo ver LA NACION- que suscribió la Cámara con el Ministerio de Agricultura venezolano, que lleva las firmas de Néstor Kirchner y Hugo Chávez. Además, la Cafma fue la que eligió a la intermediaria.

-¿Por qué razón se decidió contratar a Palmat? -le preguntó el juez a Alustiza.

-Se resolvió en una reunión de la Cafma en función de dos determinantes que eran el precio más bajo de Palmat sobre el de Cotia [otra trader que según Alustiza pedía el 20%] y a su vez la desconfianza que tenían en la fidelidad de los negocios, ya que [Cotia] era la que intermediaba en las exportaciones brasileñas en Venezuela, que era el principal competidor.

Alustiza dijo no recordar quién fue el miembro de la Cámara que propuso a Palmat ni quiénes negociaron los términos del servicio que la empresa brindaría a los fabricantes argentinos. Además, consultado por el juez, admitió que no conocía antecedentes de "este tipo de contratos en otros rubros de exportación en el marco de convenios entre Estados".

En los documentos que firmó cada productor con Palmat, ésta se comprometía a ser su "agente exclusivo" y a realizar "todos los actos necesarios" para que el comité técnico que decidía quiénes iban a participar del convenio le adjudicara "un cupo". Es decir, para conseguir el negocio. Pero también se obligaba a representarlo, gestionar los pagos, cooperar en los trámites aduaneros y realizar "cualquier otro servicio" para la adecuada gestión de venta.

¿No se superponían entonces las funciones de la Cafma y las de Palmat?, le preguntó Ercolini a Alustiza. El respondió que no. Dijo que la Cámara representaba "gremialmente" a los fabricantes, resolvía problemas con los expedientes, iba a las ferias y "escuchaba a los empresarios como si fuera psicólogo de cada uno". A cambio, el uno por ciento de la operación debía ser depositado en la cuenta que la Cámara tiene en la sucursal Congreso del Banco Provincia.

DECLARA SADOUS EN LA CAUSA DE LA VALIJA

  • El juez en lo penal económico Daniel Petrone citó a declarar como testigo al ex embajador en Venezuela Eduardo Sadous en la causa que investiga el misterioso ingreso en la Argentina de una valija con US$ 800.000 en un vuelo proveniente de Caracas. Sadous fue el diplomático que denunció ante el juez federal Julián Ercolini que empresarios argentinos le habían asegurado que les habían pedido sobornos para permitirles exportar maquinaria agrícola a Venezuela. El juzgado de Petrone citó a Sadous para el jueves de la semana que viene. Los investigadores quieren saber si el ex embajador tiene información sobre el caso de la valija y si conoció a quien dijo ser su dueño, Guido Alejandro Antonini Wilson.
  • temas en esta nota

    0 Comentarios Ver

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.