Sospechas y absoluciones en la historia de Macri ante la Justicia

El jefe de gobierno porteño también había sido procesado y luego sobreseído en otras dos causas; entre polémicas y acusaciones cruzadas, jueces que lo investigaron fueron enjuiciados o destituidos
(0)
21 de mayo de 2010  • 20:51

Por Iván Ruiz

De la redacción de lanacion.com

iruiz@lanacion.com

@iruiz

El procesamiento dictado por el juez federal Norberto Oyarbide en la causa por las escuchas ilegales no es el primer revés judicial que sufre Mauricio Macri. El jefe de gobierno porteño tuvo una intensa relación con la Justicia durante los últimos años por dos investigaciones que lo involucraron como empresario y dirigente deportivo.

Fue procesado en 2001 por contrabando agravado y en 2002 por supuesta administración fraudulenta como presidente de Boca Juniors. Entre acusaciones cruzadas y polémicas, el líder de Pro finalmente fue absuelto en ambas causas.

Pero jueces que lo investigaron no tuvieron su suerte: algunos fueron sometidos a juicio político y otros destituidos. Tal como lo hizo desde la Jefatura de gobierno porteño, el ex presidente de Boca siempre los enfrentó, tanto en los micrófonos como en los juzgados.

Sevel. Su primer round judicial comenzó en 1993, cuando la Justicia investigó presuntas irregularidades en las exportaciones de la Sociedad Europea de Vehículos en Latinoamérica (Sevel), firma que conducía junto a Franco Macri. Pero el caso tuvo repercusiones en 1999, cuando el juez Guillermo Tiscornia procesó a su padre, presidente de la firma, pero le dictó falta de mérito al actual jefe de gobierno porteño.

La Justicia sospechó que la sucursal argentina de Sevel cobraba reintegros por exportaciones a su filial uruguaya. Sostenían que las piezas vendidas eran ensambladas en Uruguay y luego importadas a la Argentina en forma de automóviles terminados. De este modo, presumían que la compañía cobraba reembolsos por exportaciones y realizaba las importaciones con un arancel diferencial del 2%.

Ante las especulaciones mediáticas, Macri defendió su inocencia y desmintió su alejamiento como titular del club. "Por ahora, seguiré siendo el presidente de Boca. Hoy no hay ninguna posibilidad de que me vaya, si todavía ni fui procesado. Si algún día voy a juicio y me condenan, renunciaré. No voy a renegar del estatuto que yo mismo reformé", había dicho el dirigente de Pro, en referencia a la normativa del club, que lo obligaba a dejar su cargo si tenía condena firme.

Ataque a los jueces. Fiel a su estilo, el actual jefe de gobierno lanzó su primer golpe contra la Justicia: "Me parece una decisión poco feliz que lleguen a procesarme por esto. Lo único que hice fue seguir los pasos que me dijo la Aduana. Si alguien fija las reglas y las cumplís, no veo por qué estoy involucrado", sostuvo.

Ocho meses después, en marzo de 2000, el primer juez a cargo del "caso Macri" cayó en desgracia: Tiscornia fue suspendido por presunto mal desempeño (luego fue absuelto por el Senado). Entonces, en febrero de 2001, el juez Carlos Liporace se hizo cargo de la causa y convirtió la falta de mérito en procesamiento contra el jefe de gobierno por contrabando agravado (prevé de dos a diez años de prisión).

Apenas conoció el fallo, el hoy líder de Pro acusó una "conspiración" en su contra. "En este país no van presos ni drogadictos ni delincuentes y se la agarran con uno. No quiero pensar en un supuesto complot contra mi figura o la de mi padre, aunque en la Argentina estamos muy acostumbrados a estas cosas", aseguró.

El plan conspirativo se alimentaba de una coincidencia: su procesamiento sucedió el día después de que hiciera públicas sus intenciones de dedicarse a la política partidaria.

Finalmente, con fallos y apelaciones de por medio, el caso llegó a la Corte Suprema. El máximo tribunal absolvió a Franco y a Mauricio Macri.

Corte Suprema. Pero al rodaje del "caso Macri" todavía le faltaba un capítulo y un nuevo protagonista: Néstor Kirchner. Apenas asumió, el ex presidente inauguró su avance contra la "mayoría automática" en la Corte por la cercanía de algunos de sus miembros con el menemismo.

Los ministros del máximo tribunal que habían absuelto al jefe de gobierno fueron acusados por la mayoría de la Cámara de Diputados en el juicio político que se les inició por mal desempeño. Una de las cinco causas que enfrentaron los magistrados fue "el caso Macri".

La comisión de Juicio Político de la Cámara baja los acusó por "obstruir el debido proceso legal" de la causa y por cometer "un grave perjuicio contra el Estado al dejar de percibir los debidos tributos aduaneros"

Desde aquel momento, cinco jueces abandonaron el tribunal: expulsados por la presión política renunciaron Julio Nazareno, Guillermo López y Adolfo Vázquez. El Senado destituyó a Eduardo Moliné O´Connor y a Antonio Boggiano, pero la "causa Macri" fue desestimada.

Cámaras. Superado el avatar judicial como empresario, Macri volvió a padecer otra acusación, pero ahora como dirigente deportivo. En octubre de 2002, el juez Juan José Mahdjoubian decidió procesarlo junto al titular de la Asociación del Fútbol Argentino, Julio Grondona por administración fraudulenta en la compra de los sistemas de video para controlar la seguridad en los estadios. El magistrado sospechaba el pago de sobreprecios en la contratación del club de la Ribera: Boca pagó US$ 1.214.730, mientras que otros clubes como River pagaron un monto apenas superior al medio millón de dólares.

Después de conocer el fallo, Macri apuntó contra Mahdjoubian: "Lo que hizo este juez carece de fundamentos y es una falta de respeto. Se guió por una sumatoria de errores y falsedades. No encuentro explicación a esta resolución".

Ya dirigente de Compromiso para el Cambio, pronunció otra teoría conspirativa: "La comisión directiva (de Boca) me dijo que esto puede ser un tema político por mi candidatura a jefe del gobierno. Si es verdad, no voy a desistir de esa posibilidad, todo lo contrario".

La Justicia nuevamente falló a su favor: en junio de 2003, Mahdjoubian lo sobreseyó. Dos años después, el magistrado también sería destituido.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?