Las revelaciones de Lost

Una decena de momentos claves de la serie antes de su esperadísimo final.
(0)
26 de mayo de 2010  • 11:20

Todo concluye al fin suele decirse en estos casos. Se termina Lost, la serie más apasionante del nuevo milenio, y vale la pena recordar algunas de las escenas que nos dejaron boquiabiertos con alguna revelación que, como nos acostumbraron seis jugosas temporadas, no hicieron más que disparar nuevas intrigas. Y si no quieren enterarse, mejor no sigan leyendo...

1- Desmond en el bunker

Se abre la escotilla y se termina la primera temporada. ¿Cómo arranca la segunda? Nos metemos en el bunker y en la vida cotidiana de Desmond Hume, hombre de ciencia, hombre de fe, que trabaja de ingresar en una computadora la famosa serie de números "4, 8, 15, 16, 23 y 42" cada 108 minutos o el mundo se termina para todos. O eso dice.

2- La aparición de Los Otros

Ilusos nosotros en aquellos primeros capítulos de la segunda temporada, cuando Jin, Sawyer y Michael son capturados por Los Otros, todos pensamos "acá aparecieron los que tienen la posta de la isla". Bueno, otra vez será. Para alguno habrá sido una decepción enterarse después de que en realidad eran más supervivientes que habían terminado en otra parte de la isla, pero eso no quita la adrenalina que provocó esa primera aparición de Los Otros.

3- La muerte de Locke

Ya por la quinta temporada no quedaba ningún dormido sin haberse desayunado que en Lost todo es complicado y tiende a complicarse todavía más. Era de esperarse que la vida fuera de la isla no sea nada sencilla. Y si no pregúntenle a Locke, que iba a suicidarse hasta que Ben se lo impidió. ¿Y qué pasó? Ben lo mató. ¿Y qué pasó? Locke apareció de nuevo en la isla, pero esa ya es otra historia más complicada todavía...

4- Jacob

Promediando al quinta temporada, Ben despacha a Jacob con dos puñaladas en el pecho, gentileza del poder de persuasión del monstruo de humo, en una de las líneas de tiempo. Tensión máxima. ¿Cuál es la idea del Jota-Jota y sus muchachos para el siguiente y último capítulo de la temporada? Mostrar en flashbacks cómo Jacob estuvo presente en la vida de los sobrevivientes del Oceanic 815.

5- Daniel es el hijo de Widmore

Sexta temporada. Lost ya es el culebrón del nuevo milenio. ¿Qué le faltaba? La gran revelación de toda novelita. Ojo que tal chica es tu hermanita porque yo en realidad soy tu papá... El "Luke, I’m Your Father" que funciona siemrpe para dejar a medio mundo boquiabierto fue para Daniel, hijo (ahora ya lo sabemos) de Charles Widmore. ¿Cómo se llama el episodio? Hapily Ever After, el equivalente de nuestro tranquilizador Fueron felices y comieron perdices.

6- ¿Y si no pasaba nada?

Sí, esta sexta temproada fue demasiado lejos. Y todo se fue complicando con el chistecito de los saltos en el tiempo y las realidades paralelas. De a poquito, muy de a poquito (a lo Lost, digamos) nos fuimos dando cuenta en el episodio The Last Recruit que ya no nos cerraban los números entre las vidas de los protagonistas y el vuelo Oceanic 815 y terminamos contando los días incrédulos como adolescente embarazada.

7- Ben gira la rueda

Uno de los momentos más famosos y sorprendentes de Lost, tanto que es uno de los pocos cuya versión original está deshabilitada en YouTube. Bien vale entonces el homenaje en versión Lego del último episodio de la cuarta temporada, There’s no Place Like Home, cuando el atribuladísimo Ben mueve la isla.

8- El humo negro de Locke

Lo habíamos adelantado antes. Locke se quiso suicidar. Ben lo impidió. Ben lo mató. Locke apareció de nuevo. También se ha repetido que nada jamás es tan sencillo en Lost. Pero ese misterio sobre el regreso de Locke por fin se aclara cuando el Hombre de Negro le admite a Jack que asumió su apariencia una vez muerto, entre otras revelaciones. Locke no era Locke, ¿quedó clarito?

9- El padre muerto de Jack aparece en la isla

En el famoso avión viajaba el cuerpo del padre de Jack, a quien nuestro querido protagonista no hizo más que meter en problemas. Allá por la primera temporada, se daba una vuelta por la isla para provocarnos. "Una alucinación" flasheaba todo mundo en aquella época. Noup. Locke estaba por ahí y ya avisaba que la isla es un lugar especial. Y mejor ni hablemos del momento en que Jack abre el ataúd y descubre que está vacío...

10- Locke era paralítico

Los últimos serán los primeros se repite hace mucho más de mil años, por eso para el final dejamos una de las primeras grandes revelaciones de Lost. Nos metemos en la historia de Locke antes del accidente. Raro. Casi siempre lo vemos sentado y los planos lo enfocan de la cintura hacia arriba. Nenes de pecho nosotros que no imaginábamos a esa altura todo lo que podía pasar en la isla, como que un paralítico se despertaba tras un accidente de avión y podía caminar. El plano que nos muestra a un enojadísimo Locke en silla de ruedas fue uno de esos primeros despertares donde nos desayunábamos que Lost era cosa seria.

Ver Top 10 anterior: versiones rockeras de canciones patrias | Los temas tradicionales de nuestra nación, con arreglos bien rockanroleros

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?