El mundo perturbador de Mapplethorpe, en el Malba

Se exponen 130 imágenes del provocador artista norteamericano
(0)
2 de junio de 2010  

Fotografías de flores, de cuerpos desnudos de hombres y mujeres, de esculturas con reminiscencias clásicas, de personalidades célebres, de situaciones sadomasoquistas. Una al lado de la otra, conformando un conjunto de imágenes potente y provocativo, que no da lugar a la indiferencia.

Son 130 fotos que integran la exposición Eros and order , del artista norteamericano Robert Mapplethorpe, que se inaugura pasado mañana en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), en avenida Figueroa Alcorta 3415.

Es la primera vez que llega a nuestro país una muestra de características retrospectivas de este artista que, a pesar de haber fallecido con sólo 42 años, en 1989, es considerado hoy uno de los fotógrafos más controvertidos del siglo XX.

Las imágenes pertenecen a la Robert Mapplethorpe Foundation, de Nueva York, y el artista las produjo entre 1975 y 1988. ¿Con qué palabra podría definirse la obra de Mapplethorpe?, le preguntó LA NACION ayer por la tarde a la curadora de la exposición, Anne Tucker: "Perturbadora".

Tucker, curadora jefa del Departamento de Fotografía del Museum of Fine Arts de Houston, eligió organizar la exposición mezclando, con gran acierto, las obras de las distintas series, sin tener en cuenta el tema o la época en que fueron realizadas. El guión curatorial resalta, de esta forma, los particularidades formales del trabajo de Mapplethorpe a la vez que ofrece al público la riqueza de las relaciones que se producen entre las imágenes -en su mayor parte en blanco y negro- que, al influirse mutuamente, producen cierto extrañamiento.

Así encontramos un primer plano de un tulipán, al lado de un retrato de perfil de un hombre negro que está enmarcado por un círculo de luz, al lado de la fotografía de una calavera con sus oscuros cuencos vacíos. En el final del recorrido, se pueden ver las imágenes más sexualmente revulsivas del artista.

Todo vale

Su influencia duradera se funda, en palabras de Tucker, entre otros motivos, "en su insistencia en que, para el arte, cada uno de sus temas es tan válido como cualquier otro". "Es por eso -sostiene la curadora- que se negó a convertir sus fotografías de hombres gays, de la vida homoerótica y en particular de la subcultura sadomasoquista, en imágenes marginales".

Fotógrafo autodidacta, había nacido en Nueva York en 1946. Estudió pintura y escultura en Brooklyn y se vio influenciado por artistas como Joseph Cornell y Marcel Duchamp. En 1970 adquirió una Polaroid y seis años después, una cámara Hasselblad, con la que comenzó a retratar a sus amigos, entre los cuales estaba la música de rock Patti Smith, de quien hay imágenes en esta exposición. En 1977, participó en la Documenta 6 en Kassel. En 1989 falleció víctima de sida.

Retratos propios y ajenos

En la muestra del Malba, que se centra en su trabajo posterior al de la cámara Polaroid, se pueden apreciar varios de los retratos que hizo a artistas y celebridades como Carolina Herrera, Andy Warhol, John Cage, Roy Lichtenstein, Arnold Schwarzenegger, Louise Bourgeois, Paloma Picasso y Susan Sontag, entre otros. Mapplethorpe es también muy conocido por sus autorretratos, de los cuales realizó más de cien.

Otra característica en su obra es la influencia de la escultura clásica que se advierte en las poses de los cuerpos de los modelos que fotografió. Incluso, colocó a un hombre sobre un pedestal de madera en distintas posiciones. "Su vínculo con la historia del arte muestra su preocupación por lo formal. Además, visitar la Antigüedad ya es una actitud posmoderna en la modernidad", sintetizó Marcelo Pacheco, curador en jefe del Malba.

La exposición se podrá ver hasta el 2 de agosto. Y el museo organizó distintas propuestas para el público, desde visitas guiadas y lecturas poéticas hasta encuentros con artistas y cursos en torno a la obra y figura de Mapplethorpe.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?